CEOE

Cuevas pide que los contratos temporales no sean precarios, ni los indefinidos perpetuos

El presidente de la CEOE, José María Cuevas, ha pedido hoy que el Gobierno haga frente a los actuales retos de la economía española: el paro y la baja tasa de actividad. Sin mayor competitividad, ha dicho, no se podrá converger con Europa, para lo que reclama una reforma del marco regulatorio de las relaciones laborales, una mejora de la enseñanza y de la formación, un impulso de la sociedad del conocimiento y una modernización de las administraciones públicas.

Para Cuevas, el próximo año sería necesario revisar el derecho de huelga con el doble objetivo de evitar las "coacciones" de los piquetes informativos y estudiar cómo se debe actuar cuando las protestas afectan a servicios de interés general. En su opinión, éstas son dos "lagunas importantes" que hay que resolver del derecho de huelga.

El presidente de la patronal también ha criticado la "excesiva" modalidad de contratos y pide un esfuerzo a los dirigentes políticos para simplificarlos, así como las exenciones y bonificaciones" que tienen. "Ni el contrato temporal debe ser precario ni el indefinido deber ser perpetuo", ha apuntado. Al tiempo, propone "modificaciones importantes" a la negociación colectiva para "entrar más en materia jurídica de lo que es la nueva concepción jurídica de los convenios" y no, como quiere el Gobierno, en la estructura de la negociación, advirtió.

Cuevas también ha sugerido una reforma de la fiscalidad de las empresascon un nuevo Impuesto de Sociedades que rebaje el tipo general del 35% para aproximarlo a la media de la UE que está, según ha indicado, en el 31,4%. Asimismo, plantea la conveniencia de reducir las cuotas que los empresarios pagan a la Seguridad Social ya que, desde su punto de vista, actúa como un gravamen que limita la creación de empleo.

El presidente de la patronal ha denunciado también el "agravio comparativo e injusto" que ha supuesto la eliminación del Impuesto de Actividades Económicas para las pymes, mientras que las grandes han tenido subidas que llegan "hasta el 60%", al igual, asegura, que tampoco ayuda a las empresas la nueva Ley General Tributaria.