Cuenta corriente

El deterioro comercial eleva el déficit exterior a máximos históricos

El fuerte deterioro del saldo comercial y, en menor medida, el empeoramiento de las balanzas de rentas y de transferencias, están disparando el déficit corriente a máximos históricos. Entre enero y septiembre de este año acumula ya 15.017,7 millones de euros, un 62,4% más que en los mismos meses de 2002.

En términos de producto interior bruto (PIB), el saldo negativo de la cuenta corriente equivale ya al 2,3% del PIB nacional, y de mantenerse la tendencia de los años precedentes podría llegar al 3% al final del ejercicio.

Los datos de la balanza de pagos del Banco de España para los nueve primeros meses de 2003 muestran que la balanza de servicios es la única partida de la cuenta corriente que ofrece una evolución favorable en el periodo, con un superávit acumulado de 20.973 millones de euros, ligeramente superior a los 20.149,5 millones de un año antes.

Esta mejoría obedece exclusivamente al superávit del turismo, que creció un 4,5%, hasta 22.740,3 millones, consecuencia de unos ingresos de 28.129,6 millones, un 4,2% más que en enero-septiembre de 2002, frente a unos pagos por 5.389,2 millones.

Por contra, el déficit de los intercambios comerciales se situó en 27.502,3 millones de euros, en datos del Banco de España, con un crecimiento interanual del 17,7%. El aumento del 8,4% en las importaciones, que llegaron hasta 131.030,1 millones, frente a unas exportaciones que crecen el 6,2% en tasa interanual, hasta un valor de 103.527,8 millones, explican este empeoramiento.

También las pérdidas acumuladas en las balanzas de rentas y de transferencias contribuyen a este espectacular crecimiento del déficit corriente. En el caso de las rentas, afectadas por la caída de las inversiones en América Latina, el saldo negativo acumulado en los nueve meses llega a 9.313,2 millones de euros, superior al déficit de 8.953,7 millones contabilizados en igual periodo del ejercicio precedente.

Mientras, el superávit acumulado en la balanza de transferencias se redujo sensiblemente hasta 824,9 millones, frente a 2.906.4 millones de un año antes.

Necesidad de financiación

Por su parte, la cuenta de capital acumuló entre enero y septiembre un saldo positivo de 5.508,9 millones de euros, que suponen un ligero retroceso respecto a 5.883,9 millones en el mismo periodo del año pasado, derivado del descenso de las transferencias procedentes de la Unión Europea.

Con estos resultados, la economía española cerró el periodo enero-septiembre con unas necesidades de financiación (resultado del saldo agregado de las cuentas corriente y de capital) de 9.508,8 millones de euros, triplicando los 3.380,7 millones de un año antes.

En septiembre, el déficit por cuenta corriente contabilizado por el Banco de España se elevó hasta 3.070.6 millones de euros, un 23,1% superior al del mismo mes de 2002, explicado también por el aumento del 9,7% en el saldo negativo de los intercambios comerciales con el exterior, hasta 4.142,6 millones; mientras que el superávit del turismo sufrió una caída interanual del 1,5%, situándose en 2.448.9 millones de euros.

Los ingresos turísticos aumentan un 4,2% y acumulan 28.129 millones

Las inversiones en el extranjero caen un 40%

La cuenta financiera registró unas entradas netas entre enero y septiembre de este año de 15.803,7 millones de euros, resultado de los flujos netos de entrada en las inversiones directas y de otras inversiones, frente a las salidas netas de las inversiones en cartera y de los derivados financieros.

Los datos avanzados ayer por el Banco de España muestran una caída del 39,7% en las inversiones directas españolas en el exterior, que acumulan sólo 8.375,2 millones de euros, frente a 13.906,1 millones alcanzados durante los nueve primeros meses del año pasado. También desciende la entrada de inversiones directas extranjeras en España, que se sitúa en 12.275,9 millones de euros, un 11% menos.

Por lo que respecta a las inversiones en cartera, cerraron el periodo enero-septiembre con unos flujos netos de salida de 35.631,5 millones de euros, que contrastan con las entradas de 422,8 millones contabilizados en el mismo periodo del año pasado.

El turismo cubre el 83% del comercio

El superávit del turismo entre enero y septiembre de este año sólo permite financiar el 82,7% del déficit comercial acumulado en el mismo periodo, tasa muy inferior al 93% de cobertura registrado en los nueve primeros meses de 2002, pero también por debajo del 87% que tenía con los datos acumulados hasta agosto de este año. El estancamiento en la entrada de visitantes extranjeros, que ha moderado el crecimiento de los ingresos por turismo, junto al dinamismo de la importación explican este deterioro de la cobertura.