Domótica

A los mandos de su casa

En muy pocos meses, cualquier hogar podrá unificar su red de servicios audiovisuales, su red telefónica y su red de datos. Además, la simplificación hará que la domótica ­ hasta ahora convertida en un conjunto de complejos sistemas de uso imposible para el ciudadano medio ­ sea realmente viable. Mediante esta nueva tecnología usted podrá abrir la puerta de la calle desde cualquier teléfono de la casa, conectarse a Internet utilizando una conexión de televisión de las que tiene en su hogar o ver, precisamente a través del televisor, quien ha llamado a su puerta. La idea y su comercialización llega a través de la empresa española Televés que ha conseguido que, en lugar de tener que instalar nuevas redes, sacar provecho de lo que ya tienen todos los hogares: un cable coaxial que lleva hasta cada estancia de nuestra casa la señal de televisión. Ese cable de antena es el eje de la plataforma tecnológica Televés Integra, que reúne los servicios de videoportería, telefonía, control del hogar, televisión y acceso a Internet. Un cable de instalación obligada en todos los edificios desde la implantación de la Ley de Instalaciones Comunes, conocida vulgarmente como ICT.

Imagínese que alguien llama a su puerta. Con esta tecnología se consigue que usted atienda a esa llamada desde el teléfono inalámbrico, si está por ejemplo en el jardín de su casa, o desde el teléfono móvil, si ha salido de viaje, o incluso que pueda ver la imagen de quien llama si en ese momento está viendo la televisión.

Esta compañía, asentada en Santiago de Compostela, que tiene delegaciones en todo el mundo, y que es responsable por ejemplo de los sistemas de comunicación de la Trump Tower de Nueva York, ha estado trabajando en este proyecto durante los últimos cinco años. El objetivo buscado era hacer más fácil la vida al habitante de cada casa, pero simplificando procesos y equipos y abaratando los costes. De esa filosofía se nace la necesidad de aprovechar al máximo las dos redes ya instaladas: La de TV y la de Telefonía. Con la colaboración del Instituto Cerdá de Cataluña y la Facultad de Psicología de la Universidad de Santiago, se han desarrollado numerosas pruebas para que el sistema sea amable para el usuario y consiga facilitar la vida de los habitantes de la casa. Además se están realizando gran cantidad de pruebas aprovechando la extensa red de instaladores de televisión que trabajan con tecnología de Televés.

Pero lo más importante ha sido la apuesta clara de esta empresa española por el I+D. En este departamento de Televés en la actualidad trabajan sesenta y dos personas, empeñadas en encontrar soluciones a las necesidades futuras del mercado. Por eso quizás se han conseguido en los últimos tiempos contratos tan importantes como el que ha convertido a Televés en suministradora de equipos de Digi-network, la segunda plataforma satélite norteamericana, o de TV-Cabo en Portugal, o Canal Satellite Numerique en Francia.

Con esa experiencia acumulada en los próximos meses se pondrá en el mercado esta tecnología, que permitirá por ejemplo que los usuarios de una Comunidad de Vecinos, con su instalación de antena colectiva, puedan tener una única conexión de acceso a Internet y compartirla. También hará que esa misma comunidad tenga una red telefónica propia, de forma que el vecino del cuarto pueda llamar al del primero sin coste alguno; o que muchos de los sistemas de la casa, incluida la seguridad y televigilancia, puedan ser activados a distancia desde cualquier teléfono. Además todo ello sin tener que utilizar un ordenador, solo apoyándonos en nuestros teléfonos y en el mando del televisor.

Con esta misma filosofía de simplificación del hogar, en la que el software gana paso ante el hardware, se consigue ya que un instalador de televisión, que hasta ahora tenía que trasladarse hasta nuestro edificio cada vez que queríamos hacer un cambio en nuestro menú de estaciones de la parabólica colectiva , pueda ahora hacerlo sin moverse de sus oficinas.

Con este sistema, Televés Integra, que se está presentando en los principales foros tecnológicos del mundo, se ha demostrado que una buena inversión en investigación puede dar a corto plazo frutos más que interesantes.