Compensaciones

La CNE pide que las eléctricas no cobren más de lo pactado

Amedida que una empresa o el conjunto de ellas estén próximas al cobro de la cantidad reconocida, deberían adoptarse las medidas para no superar las cantidades reconocidas'. Esta es la advertencia que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) hace para evitar que, por negligencias contables del Gobierno, las compañías eléctricas puedan llegar a cobrar cantidades superiores a las que les reconocía la Ley Eléctrica a través de los costes de transición a la competencia, o CTC.

Según un informe realizado por la CNE, de la cantidad total fijada en su día (un máximo de 8.664 millones de euros a recibir también como máximo en 10 años) todavía quedaría por cobrar un 38% (3.269 millones de euros). Sin embargo, en uno de los parámetros de cálculo (el del exceso de horas de producción), las eléctricas habrían cobrado 936 millones de más entre 1998 y 2002.

La comisión se ha visto obligada a realizar este análisis tras el informe de Iberdrola en el que denunciaba que los CTC se habrían cobrado por encima de los límites reconocidos y otro a Endesa en el que, por el contrario, concluye que quedan por cobrar un 63%.

En su informe, la CNE asegura que 'no conoce los criterios u opiniones de las demás empresas con derecho a CTC', y que, en cualquier cambio, ha de tenerse en cuenta todas las variables y no sólo las del exceso sobre horas de producción o el del precio que exceda las 6 pesetas/kWh.

Tras reconocer que no conoce por completo 'el origen de los cálculos realizados por Endesa e Iberdrola', concluye que las empresas, hasta septiembre de 2003, tendrían pendiente de cobro (sin contar los CTC del carbón nacional) 4,03 millones de euros, un 47% del total. De las eléctricas, a Cantábrico le quedaría por cobrar un 60%; a Endesa, un 53%; a Fenosa, un 52%; Iberdrola, un 30%, y a Viesgo, un 5%.

En los cálculos para demostrar su denuncia, Iberdrola ha tenido en cuenta las mayores horas de producción o los menores precios de los combustibles. Sin embargo, la CNE señala que también se podrían haber tenido en cuenta otros parámetros, como los tipos de interés.

Pese a que la comisión que preside Pedro Meroño envió el martes pasado al secretario de Estado de Energía, José Folgado, el informe para su remisión al Congreso, todavía el viernes el Grupo Socialista no lo había recibido. El PSOE ha pedido la comparecencia de Meroño en la Cámara.

El Grupo Socialista espera desde el miércoles el informe de la comisión

Seguir el sistema de cálculo de la Ley Eléctrica

La CNE considera que sólo es válido el sistema de cálculo de la Ley Eléctrica, que señala que la recuperación de los CTC ha de hacerse a través de las liquidaciones correspondientes hasta 2010.

No sirven, pues, cortes temporales y parciales para determinar el exceso o el defecto de cobro de los costes de transición a la competencia.

Los costes de transición a una competencia que no acaba de llegar

Los polémicos derechos de cobro establecidos en la Ley Eléctrica eran la compensación que recibirían las empresas del sector por el daño que les iba a ocasionar la liberalización del mercado. Ante la polémica desatada por la denuncia de Iberdrola de que se han cobrado 2.536 millones más de los reconocidos hasta 2010, tesis que rechazan Endesa y, en gran medida, la CNE, hay críticos que recuerdan que todo lo que han cobrado está de más, ya que niegan la mayor que no es otra que la liberalización del sector no ha llegado. Los argumentos parecen sólidos si se tiene en cuenta el hecho de que las dos grandes eléctricas controlan el 80% de la oferta y de la demanda del mercado mayorista (pool).

Sea como fuere, los CTC se calcularon de tal forma que los ingresos que percibieran las empresas tras la liberalización fueran iguales a sus costes. Dichos ingresos procederían de la producción, valorada en 6 pesetas Kwh (por encima no se cobrarían CTC) y los costes se calcularon en función de cómo se retribuían antes de la liberalización. Los CTC se fijaron teniendo en cuenta un determinado número de horas de funcionamiento de las centrales. La denuncia de Iberdrola se basa en los mayores ingresos por más producción, pero no ha tenido en cuenta, según la CNE, los mayores costes.