Valor a examen

El Santander ya vale más que BBVA y Popular juntos

La carrera sin tregua que iniciaron Santander Central Hispano y BBVA desde sus respectivas fusiones empieza a perfilar un claro ganador. Desde luego, si el maratón se mide en términos de capitalización bursátil, el indicador que, a fin de cuentas, importa a los accionistas, el grupo presidido por Emilio Botín ha tomado claramente la delantera.

La horquilla se situó la semana pasada en torno a 10.000 millones euros (ayer 9.649 millones), cantidad equivalente al valor aproximado del tercer banco español, el Popular. Así, el Santander ya vale tanto en Bolsa (42.438,7 millones de euros) como el BBVA y el Popular juntos (42.839 millones de euros), después de que los títulos se hayan revalorizado en el año un 36,09%, frente a una subida del 12,5% de los del BBVA.

El tiempo en el que uno y otro grupo se pasaban circunstancialmente ha dado paso a una nueva etapa en la que se consolida la ventaja del primero. De hecho, el SCH pone ya su mirada en la BNP, el primero por capitalización de la zona euro, con un valor en Bolsa de 43.839,9 millones de euros, un objetivo hasta ahora muy lejano.

Detrás del sprint del Santander hay un buen puñado de informes de casas de análisis y bancos de inversión, que en el último año vienen mostrado sus preferencias por el grupo presidido por Emilio Botín, en medio de las buenas expectativas auguradas para todo el sector bancario.

Para la mayoría, Brasil, que castigó severamente al grupo en el segundo semestre de 2002 por la caída del real, constituye ahora una de las principales primas para la mejora. Moody's acaba de elevar el rating al banco por las buenas perspectivas de negocio en este país, que representa en torno al 45% de sus operaciones en Latinoamérica.

Tomas Nicolau, de Fidentiis, escribe en un informe que 'la mayor exposición del Santander a Brasil le confiere un mayor potencial de crecimiento', aunque no se olvida de destacar otros factores como el mayor peso del negocio de la financiación al consumo, donde el SCH ha apostado fuerte en Europa, o el mayor posicionamiento del grupo en el mercado de fondos de inversión, áreas con mucho potencial de generación de beneficios.

Otro argumento que pesa en la diferencia a favor del SCH es, a juicio de Goldman Sachs, una estrategia más definida que la del BBVA. En este sentido, recuerda que 'desgraciadamente' hace un año que BBVA habló de aumentar su presencia en el mercado estadounidense para explotar el mercado mexicano, pero 'sus intenciones no se concretan'. Los analistas de ING Financial Markets destacan en el mismo contexto que 'el mercado siempre premia el cumplimiento de los objetivos'.

La brecha tenderá a reducirse

Una diferencia de tan sólo 350 millones de euros en la previsión de beneficios para este año hace muy llamativa la brecha de capitalización entre ambos grupos. El SCH cerrará 2003 con un beneficio atribuido de 2.500 millones de euros, frente a los 2.150 del BBVA, resultados que, en ambos casos, pueden obtenerse 'con comodidad', según los responsables de las entidades. Los analistas destacan que una diferencia tan estrecha en beneficios y tan ancha en capitalización bursátil es difícil de mantener durante mucho tiempo, y aseguran que tenderá a reducirse en los próximos meses. La revalorización prevista en los títulos del BBVA tiene también mucho que ver con Latinoamérica, en su caso, con el comportamiento de Bancomer, su filial mexicana.

En cuanto al negocio doméstico, los analistas ven en ambos casos posibilidades de mejora. Para Goldman Sachs 'éste ha sido el año de la recuperación de las cuotas de mercado de los grandes'.