Junta

El plan estratégico de Cepsa sale adelante a pesar del conflicto entre Total y SCH

El Consejo de Cepsa, la segunda petrolera española, ha aprobado el plan estratégico quinquenal, que se va renovando cada año. Fuentes de la empresa han informado de que las inversiones previstas en el plan ascienden a 4.000 millones de euros.La nueva estrategia había recibido ya el visto bueno del comité ejecutivo del consejo que se reunió el pasado 9 de octubre en Abu Dabi, sede del tercer accionista de Cepsa, la corporación árabe IPIC.

Ha sido la primera reunión del consejo de Administración de Cepsa desde que se hizo público, el pasado martes, el laudo del Instituto de Arbitraje de los Países Bajos sobre el contencioso que mantienen sus dos principales accionistas, el banco SCH y la petrolera franco-belga TotalFinaElf. A pesar de esto, tanto fuentes de Cepsa como del SCH han subrayado que no ha habido ningún tipo de incidencia en la ratificación del plan, para la que se ha contado con un acuerdo total de todos los consejeros.

El vicepresidente y consejero delegado de Unión Fenosa, Honorato López Isla, optaba ayer por un "entendimiento" entre el SCH y TotalFinaElf para evitar un "litigio largo" que "no sería bueno para nadie". Los dos socios de referencia de Cepsa mantienen un conflicto que se ha recrudecido tras el resultado del arbitraje preliminar al que se han sometido los accionistas sobre las medidas cautelares solicitadas por Total. æpermil;ste se ha saldado con el bloqueo temporal de la participación del banco en Cepsa (un 32% tras la opa), en tanto se resuelve el arbitraje de fondo que puede durar un año.

El comité ejecutivo de Cepsa está integrado por su presidente, un representante de Somaen Dos nombrado por el SCH, tres consejeros de Total y uno de IPIC. Tras el laudo, las partes están obligadas a respetar los pactos industriales, que obligan a una mayoría cualificada del 75% para aprobar asuntos relevantes. Con todo, ya el día 9 en Abu Dabi, cuando esta obligación legal estaba, al menos, en entredicho, los accionistas respaldaron ya el nuevo plan estratégico de la empresa.

Fuentes cercanas a la operación consideran que el resultado del laudo, aunque no ha sido 'del todo sorprendente', supuso un 'golpe moral' para Emilio Botín.