Plan

Blesa se compromete a que Caja Madrid gane mercado 'crezca lo que crezca'

Difícil de cumplir en estos tiempos que corren'. Fue la primera valoración que hizo el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, del plan estratégico que regirá la actuación de la entidad en los próximos tres años, hasta 2006, y que impone una subida acumulada del beneficio bruto del 60%, hasta 1.200 millones de euros.

'Pero lo haremos', apostilló Blesa. Y así se lo trasladó ayer a 2.400 directivos de la caja a los que convocó en un hotel madrileño para explicarles los objetivos que deberán cumplir. La intención es crecer en beneficio bruto una media del 17%.

El plan, aprobado el 17 de octubre, persigue ganar en rentabilidad, la ratio de eficiencia (bajar la proporción de ingresos sobre gastos desde el 48,5% al 44%), la cuota de mercado (pasar del 6,45% al 7,05%) y mejorar la calidad de servicio. Todo ello supeditado a un crecimiento sostenido del PIB, control de la inflación y, sobre todo, subida de tipos hasta el entorno del 3,5% en 2005. Y es que la caja confía sus metas a que aumente el margen financiero precisamente por este avance de tipos y a un mayor volumen de negocio en fondos y seguros que generará más ingresos por comisiones.

Para ello, la vía esencial será lograr que los clientes contraten más productos y los utilicen más.

De los cuatro objetivos, Blesa presentó como ineludible que, 'crezca lo que crezca el mercado, tenemos que robar 60 puntos básicos de cuota'.

Sin relajación en hipotecas

Los candidatos a perder cuota serán, sobre todo, los bancos, ya que, Caja Madrid quiere poner el acento en el negocio en fondos de inversión y de pensiones, mercado que copan en más del 50% los bancos. 'Es difícil, pero se lo tenemos que quitar'. Aunque eso no significa que la caja relaje el negocio hipotecario y el crédito a promotores inmobiliarios, que crecen más del 22%, como pidió el Banco de España recientemente reclamando prudencia. Blesa criticó este mensaje -que calificó de general, no sólo para las cajas- porque 'no hay razones para dudar de la prudencia de las cajas en hipotecas' y añadió que 'no me siento llamado a esa prudencia porque no creo que la caja sea imprudente'.

Puntos calientes y metas

'Reticencias' a la compra de bancos

Blesa admitió abiertamente que el Banco de España tiene 'reticencias' -aunque dice que no es veto- a que las cajas compren bancos. El supervisor 'no quiere' que una caja gestione un banco que pueda cotizar, 'no quiere mezclar dos modelos de gestión', dijo Blesa, quien aludió al alto precio de venta del Atlántico y dejó claro 'que no estamos en la carrera' de compras.

Más oficinas e inversión selectiva

La caja no da por cerrada la expansión territorial aunque la modera. Abrirá de 80 a 90 oficinas en Andalucía y Levante, y de manera más selectiva en Cataluña, consciente de que gran parte del negocio nuevo vendrá de esas zonas. En cuanto a inversiones, no planea ventas de su cartera industrial, ni grandes compras, pero sí adquisiciones selectivas en promoción inmobiliaria.

Un 6,5% más de beneficio este año

Al cierre del año la caja prevé subir un 6,5% el resultado bruto, hasta 755 millones. Hasta octubre, el atribuido fue de 508,6 millones. La cartera de participadas aportó 191 millones, sobre todo Endesa (70 millones) y el holding con Mapfre (67). En eficiencia, en la que 'el mejor espejo en que mirarse es el Popular', dijo Blesa, cerrará el ejercicio en el 48,5% y en 2006 lo rebajará al 44%.

Los retos que no están y la obra social

Al contrario que en el plan anterior, el actual no marca objetivos de aumento del tamaño (entre 1996 y 2002 más que duplicó el balance), ni del número de clientes (pasó de 1,4 millones a 4,5 millones) ni de productos por titular (3,8 en 2002) por la dificultad de prever la evolución económica, según Blesa. En obra social prevé una subida del 52%, menos que en beneficio.

El pacto en Iberia 'se está revisando'

El núcleo de accionistas de Iberia 'está revisando' el pacto sellado sobre la permanencia en el capital de la compañía para ver si choca con lo estipulado por la Ley de Transparencia sobre pactos parasociales, según anunció ayer el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa. La resolución final depende de lo que digan los abogados que lo están analizando. Dejó claro que, de momento, la caja tiene vocación de permanencia. Aunque matizó que, en cualquier caso, el compromiso se acordó en el momento de la privatización con la propietaria de Iberia, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales. No obstante, dejó la puerta abierta a modificaciones. 'Quizá haya que cambiar el acuerdo'.

Los accionistas estables en Iberia copan el 40% del capital. Caja Madrid controla un 10%; British Airways (cuyo pacto de permanencia expiró en febrero), con otro 10%; el BBVA tiene el 7,3%; Logista, el 6,7%; El Corte Inglés, un 3%, y el 3% restante está controlado por varias cajas.