Candidatura

La UE descarta a Vandellós y propone la localidad francesa de Cadarache para albergar el ITER

El Consejo de Ministros de la UE ha optado hoy por la candidatura francesa de Cadarache para competir por la sede del proyecto internacional de reactor experimental ITER, según fuentes diplomáticas españolas. Así, los Quince descartan la candidatura española de Vandellós.

La decisión fue posible después de que el ministro español de Ciencia y Tecnología, Juan Costa, renunciase a la candidatura de Vandellós tras constatar que Cadarache contaba con mayor número de apoyos. Costa terminó por respaldar la candidatura francesa, por lo que ésta fue elegida por unanimidad.

Como contrapartida, el Consejo acordó que la sede de la "entidad jurídica europea" que coordinará la participación comunitaria en el ITER se ubique en una ciudad española cercana a Cadarache. Además, pactó que los dos directores generales que correspondan a la Unión sean uno español y otro francés.

España podría, en cambio, ser sede de la entidad jurídica que desarrollaría el proyecto. El ITER está siendo desarrollado por un consorcio en el que participan la UE, Estados Unidos, China, Canadá, Japón, Rusia y Corea del Sur. La decisión sobre su sede, por la que también compiten Japón y Canadá, se adoptará en un encuentro ministerial entre todos los socios, previsto para la tercera semana de diciembre en Washington.

El secretario de Estado español de Ciencia, Pedro Morenés, ha expresado su felicitación a Francia por el resultado y también se ha congratulado por el hecho de que España pueda albergar la entidad jurídica, según esas mismas fuentes.

Las reacciones por parte de la oposición no se han hecho esperar y así, el dirigente socialista Jordi Sevilla ha asegurado que la decisión de la UE de no dar a España la candidatura al ITER responde a la "diplomacia de confrontación" del Gobierno, y que su partido se encuentra "consternado" por la "mala noticia" de la elección de Cadarache como candidata europea al ITER. De igual manera, la portavoz de IU en la Comisión de Ciencia y Tecnología en el Congreso, Presentación Urán, ha cuestionado que Francia "se haya llevado el ITER" y que España "haya logrado contrapartidas importantes" sin costos.

La construcción de ITER implica inversiones por 4.500 millones de euros durante los próximos veinte años. El 80% provendría del consorcio internacional y el 20% del país que lo albergue (si fuese en la UE, Bruselas aportaría la mitad). El reactor nuclear dará trabajo al menos a 3.000 científicos internacionales y creará decenas de miles de empleos indirectos.