Reactor de fusión

Costa defiende la doble candidatura para conseguir que la UE sea sede del ITER

El ministro español de Ciencia y Tecnología, Juan Costa, se ha mostrado hoy "convencido" de que la mejor manera de garantizar que la Unión Europea consiga la sede del reactor experimental de fusión ITER es mantener las dos candidaturas presentadas por España (Vandellós) y Francia (Cadarache).

Costa ha participado hoy en el Consejo de ministros de Competitividad (Mercado Interior, Industria e Investigación) que ha analizado el tema del ITER, sobre el que los Quince están divididos entre aquellos que quieren que la UE se presente con dos candidatas y los que desean reducirla a una. Tras esta reunión, el ministro ha reconocido que "muchos países han coincidido en la importancia de que haya una única sede", pero ha agregado que "no existe unanimidad de criterios" para saber cómo elegirla. Costa ha asegurado que "si hay algo constatable es la inexistencia de una acuerdo sobre cuál puede ser el procedimiento, a día de hoy, más eficaz para que el proyecto ITER pueda ponerse en marcha y esté en Europa".

Las opciones barajadas, según ha explicado, son: que haya un consenso previo entre España y Francia; que se estudie la posibilidad de que el proyecto pueda ser compartido por ambos países, lo que para Costa es muy difícil, o bien ver si "es factible llegar a algún tipo de acuerdo poniendo encima de la mesa otras cuestiones".

Los ministros europeos deberán tomar la decisión definitiva el próximo día 27 sobre si mantienen las dos candidaturas actuales, como defiende España, o si se decantan por una de ellas, que es la postura defendida por Francia, la Comisión Europea y otros países.

La construcción de ITER implica inversiones por 4.500 millones de euros durante los próximos veinte años. Su sede será elegida en diciembre por los socios internacionales del proyecto: la UE, Estados Unidos, Canadá, Japón, Rusia y Corea del Sur. España, que ofrece los terrenos de la central nuclear de Vandellós (Tarragona), y Francia, que propugna a la localidad de Cadarache, aspiran a ser sede del reactor, por el que también compite Japón.