UE

Bruselas presenta una propuesta de directiva para facilitar las fusiones transfronterizas

La Comisión Europea ha presentado hoy una propuesta de directiva para facilitar las fusiones transfronterizas de empresas con capital en acciones, eliminando los obstáculos

originados por las diferencias en las legislaciones nacionales.

Esta nueva ley-marco será "de especial utilidad, para las pequeñas y medianas empresas (pymes) que deseen operar en más de un Estado miembro, pero no en toda Europa, y que, por tanto, es improbable que vayan a constituirse como Sociedad Anónima Europea", según ha indicado hoy en un comunicado. La propuesta establecerá un procedimiento transfronterizo por el que las fusiones se regirán en cada Estado miembro por los principios y normas aplicables a las de tipo nacional.

Diferencias en las legislaciones nacionales

En la actualidad, las fusiones transfronterizas sólo son posibles si las empresas que desean fusionarse están establecidas en determinados Estados miembros. Sin embargo, en otros países, las diferencias entre las legislaciones nacionales son tan importantes que las empresas que quieran fusionarse tienen que recurrir a complejos y costosos acuerdos jurídicos.

Además, este tipo de operaciones no están autorizadas en Holanda, Suecia, Irlanda, Grecia, Alemania, Finlandia, Dinamarca y Austria, según ha recordado la Comisión Europea. Una vez que la propuesta de directiva salga adelante, cada una de las empresas participantes en una fusión transfronteriza se ajustará a la legislación de su propio Estado miembro, excepto en casos específicos relacionados con la naturaleza transfronteriza de la fusión.

Las legislaciones nacionales garantizan una protección, que se mantendrá con la directiva, para los acreedores, obligacionistas, tenedores de títulos distintos de acciones, socios minoritarios y trabajadores. En el caso concreto de los derechos de los trabajadores, se aplicará el principio general del derecho nacional de la empresa creada por medio de la fusión.