Regulación de empleo

Antena 3 estudia readmitir despedidos forzosos a cambio de bajas voluntarias

Maurizio Carlotti ha dado un significativo cambio de rumbo en el proceso de despidos en Antena 3. El consejero delegado de la cadena quiere evitar por todos los medios que el expediente de regulación de empleo (ERE) paralice la marcha de la empresa.

La dirección de Antena 3, que hace apenas una semana presentó una lista definitiva de 215 trabajadores despedidos, está dispuesta a estudiar la readmisión de algunos de ellos a cambio de bajas voluntarias.

En una reunión convocada hoy por la empresa, los representantes de los trabajadores presentarán una lista de empleados dispuestos a acogerse a los despidos voluntariamente. La cadena, según un portavoz oficial, se ha comprometido a escucharles y a estudiar la lista.

ANTENA 3 2,36 1,29%

Según el mismo portavoz, 'algunas personas que se encuentran en la lista no responden a los criterios de objetividad para ser despedidos'. El comité de empresa cifra esas personas en más de 20 trabajadores, aunque la cadena sólo reconoce dos.

Ambiente radicalizado

Tras la decisión del Gobierno, hecha pública el pasado 7 de noviembre, que aprobó el despido de 215 trabajadores con una indemnización de 30 días por año y 3.000 euros, el ambiente en la cadena se ha radicalizado.

Los trabajadores interpretaron que la inclusión de algunos nombres entre los despidos obedecía a criterios 'políticos', e incluso acusaron a la empresa de haber desatado una 'caza de brujas' contra los empleados críticos.

Tras la aprobación del ERE por parte de Trabajo, la dirección consiguió un compromiso por parte del comité de empresa de que las huelgas (que se han sucedido durante todo el mes de octubre) se habían acabado.

Sin embargo, y pese a su insistencia, no logró arrancar a los trabajadores el compromiso de que ninguno recurriría la lista de trabajadores despedidos. Contra la decisión aprobada el pasado 7 de noviembre por el Ministerio de Trabajo cabe recurso de alzada y recurso contencioso-administrativo.

El secretario general de la cadena, Ignacio Ayuso, será hoy el interlocutor frente al comité de empresa, y quien se encargará de transmitir al consejero delegado, Maurizio Carlotti, los empleados que están dispuestos a acogerse voluntariamente al ERE.

Una vez aceptado el cambio, la empresa deberá comunicar al Ministerio de Trabajo la nueva lista de despedidos, alegando una base legal para su nueva decisión. El ministerio no suele poner trabas, ya que su decisión sólo atañe al número de despidos, no al nombre de éstos.

La puesta en marcha del ERE ha sido menos costosa de lo que previeron en un primer momento tanto Maurizio Carlotti como el primer accionista de la empresa, el grupo Planeta. Pese a las diversas provisiones que realizó la empresa, el coste ha sido finalmente de ocho millones de euros, según el comité de empresa. Los cálculos de la cadena, días antes del inicio de la cotización el 29 de octubre, eran un gasto de 20 millones de euros, según fuentes internas.

La media que recibirá cada uno de los 215 despedidos asciende a 37.000 euros. En los pasillos de la cadena no dejan de recordar los despidos millonarios de algunos antiguos directivos de la empresa, como el ex consejero delegado Ernesto Sáenz de Buruaga, cuya indemnización rondó los cinco millones de euros.

La situación en Antena 3, lejos de apaciguarse, es cada vez más tensa. Los directivos evitan cruzarse con los trabajadores por miedo a ser increpados e incluso han dejado de acudir a las cafeterías de la cadena porque su aparición desencadena invariablemente una salida silenciosa de todos los trabajadores allí presentes.