Jubilación

Seleccionar su plan de pensiones

Como cada año por estas fechas, las entidades financieras han dado inicio a la tradicional campaña de captación de ahorro para sus planes de pensiones. Un año más, diarios, radios y televisiones se pueblan de anuncios que recuerdan al lector, oyente o espectador que el tiempo pasa, la jubilación no está tan lejos y conviene tener presente la seguridad del futuro.

Como cada año por estas fechas, las entidades financieras han dado inicio a la tradicional campaña de captación de ahorro para sus planes de pensiones. Un año más, diarios, radios y televisiones se pueblan de anuncios que recuerdan al lector, oyente o espectador que el tiempo pasa, la jubilación no está tan lejos y conviene tener presente la seguridad del futuro. Y, como cada año, los incentivos para contratar planes pasan por los regalos en metálico o en especie: juegos de maletas, tostadoras, DVD y cine en casa, entre otros. Aunque el mayor incentivo sigue siendo el fiscal, porque las aportaciones realizadas antes del 31 de diciembre a un plan de pensiones se deducen de la base imponible en la declaración que habrá que hacer en mayo.

Respecto al año pasado, la campaña del presente ejercicio difiere poco. Los planes garantizados vuelven a acaparar la oferta de nuevos productos. Las entidades siguen aprovechando la creciente aversión al riesgo de los inversores para lanzar planes que aseguran el 100% del capital en un plazo determinado, con una revalorización adicional.

Prácticamente todas han lanzado algún plan de estas características, a pesar de que los mercados de valores han comenzado a dar señales de fortaleza. Pero los partícipes de planes de pensiones no olvidan la merma de capital que sufrieron a partir del año 2000 cuando entraron en tromba en productos de renta variable pura y sufrieron en sus propias carteras el desplome de las Bolsas que siguió al estallido de la burbuja tecnológica.

Los garantizados de este año tienen en cuenta la subida de los precios

El asesoramiento cobra cada vez más importancia a la hora de elegir un plan

Pese a todo, los productos que se ofertan este año se distinguen porque la garantía que acompaña a los planes tiene en cuenta la subida de la inflación, lo cual resulta de una importancia máxima porque las pensiones individuales tienen vocación a muy largo plazo. Además, cualquier rentabilidad anualizada que se sitúe por debajo de la subida del IPC no se considera tal en términos reales, porque queda ahogada por la subida del coste de la vida.

Paralelamente, el asesoramiento comienza a tomar protagonismo, y las entidades tienen cada vez más en cuenta el perfil del inversor, su edad y su tolerancia al riesgo antes de recomendarle invertir en uno u otro producto.

Las entidades financieras han apostado de manera generalizada por atraer el ahorro de los inversores más conservadores. Para ello han centrado sus campañas en el lanzamiento de productos garantizados. 'Los fondos de pensiones protegidos o garantizados van dirigidos a partícipes que, bien por tener una edad cercana a la jubilación, o porque no desean asumir ningún riesgo en su ahorro, buscan más la seguridad, conformándose con rentabilidades más moderadas en el medio y largo plazo que las obtenidas a través de la renta variable', explican en Mapfre.

El Santander, mayor gestor de planes de pensiones, ha centrado su campaña en dos productos garantizados. El primero, el Superprotección, es un plan que garantiza el 30 de junio de 2011 el 100% del capital aportado hasta el 30 de diciembre de 2003, así como el 50% del IPC de la zona euro (sin contar el tabaco) y el 50% de la revalorización de una cesta compuesta por el Euro Stoxx 50, el Nikkei y el S&P 500. El segundo, denominado SCH 2003 Crecimiento, garantiza a 30 de junio de 2011 el 100% del capital aportado más el 100% de la revalorización media de una cesta de fondos de inversión.

El BBVA, competidor directo del Santander, ha contraatacado con cuatro planes con distintas fechas de vencimiento (2010, 2015, 2020 y 2025) en función de los años que le quedan al partícipe para jubilarse. Toda la gama garantiza el 100% de las aportaciones presentes y futuras y ofrece un incentivo inmediato del 5% para las nuevas aportaciones. 'La novedad radica en que si se produce una situación negativa en los mercados, y ello afecta a los derechos consolidados del plan de pensiones, el partícipe no pierde la ganancia que había acumulado hasta esa fecha y la consolida de cara al vencimiento y su jubilación', señalan en el banco.

Las cajas tampoco se han quedado atrás a la hora de presentar planes novedosos. La Caixa ha lanzado dos planes que prometen triple garantía: la del capital aportado, un 60% de rentabilidad hasta 2018 o un 30% hasta 2013 y la subida del IPC en caso de que la inflación en esos periodos alcance el 60% o el 30%, respectivamente.

Las campañas, en cualquier caso, no se ciñen exclusivamente a los fondos garantizados, que están destinados a partícipes conservadores o con edades cercanas a la jubilación. Las gamas propuestas incluyen planes, sin garantía, de Bolsa, de renta fija o mixtos donde el asesoramiento juega un papel determinante. 'En Caja Madrid entendemos que la selección correcta del plan o los planes de pensiones que mejor se adaptan al horizonte de jubilación y perfil de riesgo específico de nuestros clientes constituirá el sólido pilar sobre el que construir una prestación de jubilación que satisfaga sus expectativas', explican en la caja madrileña.

El asesoramiento permite que el partícipe decida qué plan se adapta mejor a su situación y a la de los mercados. Pero también hay planes, como el Gestión Total de Banco Popular, que aplica gestión dinámica. 'No fija un porcentaje máximo o mínimo destinado a invertir en renta variable o renta fija, sino que serán los gestores del fondo los que adaptarán su política de inversión en función de las distintas expectativas de evolución de los mercados financieros, tanto nacionales como internacionales', señalan en la entidad.

Aunque todas reconocen que los regalos no deben ser el motivo para suscribir un plan, lo cierto es que casi todas entran al trapo y llenan sus oficinas de juegos de maletas, vajillas, DVD o cámaras de fotos. Cuanto mayor es la aportación, mejor el regalo. Y son muchos los clientes que entran a la oficina a preguntar por el regalo más que por las perspectivas de revalorización del plan.

'Es una frivolidad, con una maleta no se resuelve la jubilación', sostienen fuentes de BBVA. Este banco es uno de los pocos que no ha acompañado su campaña con regalos físicos, aunque sí con incentivos monetarios, del 5% de lo aportado.

Otras entidades como La Caixa o Bancaja también ingresan en efectivo una cantidad sobre lo aportado, además de regalos, cuando el partícipe suscribe un plan o lo traspasa desde otra.

Atentos a

La subida de las Bolsas desde el mes de abril ha insuflado brío a los planes de pensiones. Las rentabilidades medias en 12 meses de todas las categorías se han situado en positivo por primera vez desde noviembre del año 2000.

Tostadoras, DVD y cámaras digitales

Caja Madrid La caja ha duplicado este año su gama de planes, que contempla varios garantizados, así como los productos sin garantía que invierten en diferentes tipos de activos y mercados.

Para incentivar las aportaciones, la caja ofrece una gama de regalos en función de las cantidades aportadas. De 2.000 a 4.799 euros regala un tostador; de 4.800 a 7.999 euros, un teléfono inalámbrico; de 8.000 a 11.999 euros, un DVD; de 12.000 a 17.999 euros, un DVD con cine en casa; de 18.000 a 23.999 euros, una cámara digital, y a partir de 24.000 euros, una videocámara digital.

Santander La entidad ha centrado su campaña en dos nuevos planes garantizados, el Superprotección y el Supercrecimiento, ligado a índices, el primero, y a fondos, el segundo.

El Santander incentiva los traspasos desde otras entidades a base de regalos de distinta índole. El banco propone un plan de puntos, donde el cliente recibe un punto por cada cuatro euros traspasados, uno por cada cinco euros de aportación periódica y uno por cada seis euros aportados de manera extraordinaria. Los regalos van desde una mantelería hasta un equipo de cine en casa.

Mapfre

La aseguradora dispone de una gama de cinco fondos de pensiones que corresponden a cada una de las familias del sistema individual: renta fija, renta fija mixta I, renta fija mixta II y renta variable mixta y renta variable. Asimismo, tiene un plan de previsión asegurado, que desde este año se beneficia de las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones.

Mapfre evita dar regalos para que la suscripción de planes no se concentre en una campaña de meses, sino que plantea soluciones para la jubilación durante todo el año.

BBVA

El banco ha optado este año por no hacer regalos, al considerar que lo que el cliente necesita no son juegos de maletas, sino rentabilidad en su plan. El incentivo para los traspasos es en metálico. La entidad ingresa en la cuenta del cliente un 5% del patrimonio que traspase a uno de sus cuatro nuevos planes de pensiones.

Los cuatro lanzamientos son garantizados y con diferentes fechas de vencimiento (2010, 2015, 2020 y 2025) para adaptarse al perfil del cliente y a la edad que le quede hasta su jubilación.

La Caixa

La caja catalana afronta su campaña de fin de año con dos planes con triple garantía: el 100% del capital invertido, un 30% o un 60% de rentabilidad, según el plan, y la subida del índice de precios de consumo (IPC) en el periodo de duración del plan si la inflación se sitúa por encima del 60% o del 30% (según el producto) en el periodo de garantía.

La Caixa opta por no hacer regalos, pero sí incentiva las aportaciones y traspasos desde otras entidades con una rentabilidad del 5% TAE, siempre que se produzcan antes del 14 de diciembre.

Bancaja

La caja valenciana combina los regalos en especie y en metálico. Para los traspasos de otras entidades y las aportaciones de entre 1.000 y 2.999 euros obsequia con una bolsa de viaje. Los traspasos entre 3.000 y 29.999 euros reciben una bonificación en efectivo del 2%, que desciende al 1% si se trata de una aportación extraordinaria. Los traspasos de más de 30.000 euros reciben un 2,5%.

Bancaja ofrece un plan de ahorro gratuito que premia con un 0,5% anual hasta el momento de la jubilación, siempre que la suma de derechos consolidados supere los 9.000 euros.

Banco Popular

El Popular ha ampliado la gama de regalos por aportaciones o traspasos a sus planes de pensiones. Hasta 1.499 euros se entrega un tostador; de 1.500 a 4.999 euros se permite escoger entre una batidora o una cubertería italiana; entre 5.000 y 7.999 euros el cliente puede elegir entre un juego de maletas o una vajilla; entre 8.000 y 11.999 euros, una cámara de fotos o un juego de relojes, y a partir de 12.000 euros se pede escoger entre un DVD o un equipo de cine en casa. El banco también bonifica los traspasos en metálico, hasta el 2% de lo aportado.

Sabadell El Sabadell aspira a captar clientes con dos nuevos planes garantizados, uno de renta variable y otro de renta fija. Este último garantiza el 111% del capital aportado y, como incentivo, bonifica los traspasos con un 6% TAE adicional, hasta el 31 de marzo de 2004. La entidad prepara, asimismo, el lanzamiento de un plan con criterios éticos.

Al igual que el Santander, el Sabadell somete la entrega de regalos a un programa de puntos en función de las aportaciones realizadas. Los regalos van desde juegos de maletas hasta televisores y DVD.