Normativa

CiU y PNV exigen al PP que retire sus enmiendas sobre cajas

Un ataque a las normas de cajas vasca y catalana. Así coinciden en calificar CiU y el PNV el intento del PP de modificar, vía enmiendas, la forma de elegir a los representantes de corporaciones municipales, impositores (clientes) y empleados en los consejos y asambleas generales de las cajas.

Una de las enmiendas del PP, presentada hace dos semanas y que no ha modificado, obliga a que haya representantes de las comunidades autónomas donde las cajas tengan abiertas oficinas. Un criterio que los dos grupos nacionalistas consideran 'poco igualitario'. La forma usual que impone la mayoría de normas autonómicas es que se tenga en cuenta no sólo las oficinas sino, sobre todo, el negocio captado en cada municipio.

Al Constitucional

Tanto CiU como PNV quieren que se concrete que el negocio también será un criterio a seguir con el fin de no distorsionar la actual representación en los órganos de gobierno. Critican la ambigüedad de la representación 'con criterios de igualdad' que imponen las enmiendas del PP. 'No especifican más porque no pueden hacerlo, ya que la competencia en esta materia es estrictamente de las comunidades autónomas', señala el diputado del PNV, Pedro Azpiazu.

La postura de CiU es mucho más beligerante. 'Iremos al Tribunal Constitucional si no hacen cambios', asegura el portavoz de Economía de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre. La coalición, habitual socio del PP, no ha logrado que este partido aprobara ninguna de sus enmiendas para reafirmar la competencia autonómica en materia de cajas. Ahora irá mano a mano con el PNV.

De aprobarse tal cual el texto, los grupos y algunas voces del sector ven el peligro de provocar un vuelco de representantes en los consejos y asambleas de algunas cajas como La Caixa o Caja Madrid, con más de la mitad de sus oficinas fuera de su comunidad de origen. Según la interpretación de algunas entidades, iría en detrimento de los impositores del lugar de origen de la entidad.

Por su parte, el PP niega que haya resquicio de cambios en los órganos de gobierno. 'Lo han interpretado mal; nosotros ya decimos que son las comunidades autónomas las que fijan los criterios de representación', señaló ayer Vicente Martínez-Pujalte, secretario de Economía del PP.

Los cambios sobre representación que impulsan los populares van esencialmente contra la norma de cajas vasca. La ha recurrido, junto con el PSOE, ante al Constitucional.

Cambios por la vía rápida

Por la vía rápida de las enmiendas -'sin debate', acusa la oposición-, el PP introducirá en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos una batería de exigencias importantes para las cajas.

Además de las enmiendas motivadas por la Ley de Cajas vasca, hay otras cuatro por las que obligará a las cajas a crear varias comisiones supervisoras adjuntas al consejo. Una de las que ha creado más polémica es la de inversiones en la que la oposición y el sector vio un intento de controlar la política de participaciones de cajas con fuerte cartera industrial como La Caixa. Al final, el partido del Gobierno ha accedido a las peticiones de las cajas. La comisión no decidirá, sino informará al consejo sobre estas inversiones y dejará fuera a representantes externos al consejo de la caja. Las entidades tendrán que crear también una comisión de retribuciones. Y deberán informar de los créditos concedidos a partidos políticos con representación en los órganos de las cajas, confirma el PP.