UE

Microsoft advierte a la UE de que una sentencia en su contra obligará a rebajar la calidad de Windows

El gigante informático Microsoft ha concluido hoy su defensa ante la Comisión Europea por las acusaciones de abuso de posición dominante en el mercado europeo. En su alegato, además de negar los cargos, ha aprovechado para advertir a las autoridades europeas de que las medidas que pretenden tomar perjudicará la calidad de su §producto estrella§ Windows, informa Reuters.

La Comisión Europea ha propuesto que Microsoft retire de Windows su reproductor de archivos de música y vídeo y reciba una importante multa, que servirá para compensar a las empresas rivales que se han visto perjudicadas por el gigante estadounidense. Uno de sus objetivos, según ha señalado públicamente, es garantizar que otros productores de software puedan conectarse con los ordenadores personales que tienen Windows tan fácilmente como lo puede hacer Microsoft.

En este sentido, el presidente de la Computer and Communications Industry Association (CCIA), que agrupa a compañías como Sun Microsystems y Nokia, Ed Black, ha afirmado hoy que este proceso antimonopolio dispone de "un sólido expediente" para demostrar que Microsoft viola las reglas europeas de competencia. Otro representante del sector ha apuntado que esperan que la Comisión obligue al gigante informático a hacer públicos los códigos" que permitirán a los programas que no sean de esta compañía dialogar con el sistema operativo 'Windows'.

A partir de hoy, y durante los próximos tres días, las autoridades europeas se dedicarán a escuchar los testimonios de empresas de la competencia y partidarios de la compañía estadounidense. La decisión definitiva de este proceso de investigación iniciado en 2000, tras una querella interpuesta en 1998 por el grupo informático Sun Microsystems, se anunciará a mediados del 2004.

Incumplimiento de la ley de competencia

La Comisión ha basado parte de su alegato en un estudio de empresas, según el cual, el hecho de que el programa Windows Media Player vaya incluido dentro del propio sistema operativo de Microsoft (Windows) perjudica directamente a las empresas rivales. El informe señala que esto motiva a las compañías a que no inviertan dinero extra en ofrecer versiones que también puedan ejecutar reproductores de archivos de audio y vídeo de empresas rivales, en particular RealPlayer y Apple Quicktime.

La UE apunta que el uso del programa Windows Media Player ha aumentado considerablemente desde que Microsoft comenzó a difundir una versión mejorada en Windows en 1999, lo que le ayudó a crecer a un ritmo mucho más rápido que su rival RealNetworks con el RealPlayer. Por su parte, Microsoft ha calificado el estudio de la Comisión de anecdótico y de ser estadísticamente incorrecto, y ha añadido que las empresas sí que se pueden permitir invertir dinero extra en ofrecer más de un formato.