Cuentas

Cable and Wireless se aproxima a beneficios tras una drástica reducción de empleo

El grupo británico de telecomunicaciones Cable and Wireless redujo su pérdida antes de impuestos en el primer semestre de su ejercicio fiscal 2003-2004 (de abril a septiembre) hasta 4,4 millones de euros, frente a las pérdidas de 6.384 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. La compañía, que ha llevado a cabo una gran reducción de su plantilla y prosigue con su retirada del mercado estadounidense, registró una cifra de negocios de 2.795 millones en su primer semestre, lo que supone una reducción del 18% en comparación con los 3.399 millones de euros en el mismo periodo del año anterior.

El resultado operativo del grupo excluyendo extraordinarios retornó a beneficios, hasta 145 millones, frente a los 446,87 millones de pérdidas registradas entre abril y septiembre de 2002. El grupo indicó también que ha efectuado suficientes avances en el proceso de reestructuración para poder repartir dividendo entre sus accionistas, cuyo montante dependerá "del progreso que se efectúe en la segunda mitad del año, especialmente a la hora de cumplir con los requerimientos sostenibles a largo plazo para el gasto de capital", indicó el presidente del grupo, Richard D. Lapthorne.

Cable and Wireless ha reducido 1.500 puestos de trabajo en Reino Unido, y ha recortado otros 800 empleos en su división National Telcos, la mayor parte en Panamá y el Caribe. En total, se han suprimido alrededor de 2.500 puestos de trabajo, dejando la plantilla del grupo en unos 17.500 efectivos. Además, y a semejanza de otros grupos de telecomunicaciones, ha reducido sus gastos de capital en su primer trimestre, hasta 172 millones de libras, en comparación con los 450 millones del ejercicio precedente.

Las tres prioridades del grupo son su retirada estratégica del mercado estadounidense, la reestructuración del negocio en Reino Unido y obtener una mejora de los resultados.