Planes de inversión

Las empresas reclaman a Economía cambios para los planes asegurados

Las aseguradoras quieren que Economía clarifique una batería de flecos pendientes que les impiden, según la patronal Unespa, que el producto que iba a ser la estrella del año, el plan de previsión asegurado pueda despegar. Entre enero, cuando se creó, y junio el producto sólo ha captado a 15.000 ahorradores.

Lasa aseguradoras llevaban años reclamando un seguro para la jubilación con las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones. Pero ahora la mayoría prefiere no apostar de lleno por el plan asegurado hasta no tener bien atados todos los detalles jurídicos y técnicos para que Economía no pueda poner pegas a posteriori.

De las diez cuestiones planteadas, la mayoría de carácter técnico, la que más interesa tanto a aseguradoras como a futuros inversores es qué ocurre cuando hay una jubilación anticipada y el dinero se rescata antes. Las compañías quieren devolver la inversión y el rendimiento acordado a valor de mercado para no abonar de más, sino acorde con el periodo efectivo de contratación. La Dirección General de Seguros se ha mostrado receptiva ante esta propuesta, según fuentes conocedoras de la negociación. Pero acatarlo implica elaborar una norma que, ante la proximidad de las elecciones, puede demorarse hasta la segunda mitad del próximo año, aunque el resto de las cuestiones no requerirá en principio un cambio normativo y 'deberían resolverse antes de fin de año, cuando todos esperamos que exploten los planes asegurados', señaló ayer Juan Fernández Palacios, vicepresidente de la agrupación de seguros de vida en Unespa en unas jornadas organizadas por Winterthur y El nuevo lunes.

Comisiones de control

Las aseguradoras plantean, entre otras cuestiones, que puedan ofrecer a los clientes diferentes tipos de planes segmentados por edades, limitar las disposiciones anticipadas parciales, poder separar las carteras de inversión y aclarar el marco legal de los planes que combinan diferentes tramos de tipos de interés garantizados.

En cuanto al mayor reto a medio plazo que afronta el seguro, el proyecto de directiva Solvencia II para reforzar la regulación de recursos propios mínimos, el director general de Seguros, José Carlos García de Quevedo, señaló que esta norma 'afectará de forma positiva a la gestión empresarial' y 'reforzará el papel de los supervisores'.

Otra norma pendiente es el reglamento de planes y fondos de pensiones cuya aprobación lleva un retraso de meses. El nuevo texto deja en manos de la negociación colectiva que los sindicatos vuelvan a tener mayoría en las comisiones de control de los planes, como sucedía antes de la ley de 2001. Las centrales piden más concreción.

El subdirector de fondos de pensiones, José Ramón Plaza, anticipó que se dará un paso más en la tramitación del texto en la junta consultiva de seguros del próximo día 28. Anticipó que la regulación de la actividad transfronteriza de las gestoras queda para más adelante y no se incluirá en el reglamento, que se adapta a la directiva europea.