Monopolio

Microsoft presenta sus argumentos ante la CE para no ser acusada de posición dominante

Esta semana es la última oportunidad de Microsoft para justificarse ante la Comisión Europea, ante un presunto abuso de posición dominante del gigante de la informática en el mercado de sistemas operativos de empresa y acceso a Internet.

De esta forma, el próximo jueves Microsoft deberá presentar sus argumentos al Ejecutivo comunitario, que se basarán en la última respuesta que dio el pasado 17 de octubre a las acusaciones comunitarias. "Microsoft entregó una firme respuesta a las objeciones de la Comisión", afirmó hoy el grupo en un comunicado. Esa respuesta, cuyo contenido no se ha hecho público, "proporcionó amplias pruebas que ilustran la existencia de una extensa elección para los consumidores en el sector de los sistemas operativos y los mercados digitales actuales".

Igualmente, demuestra que "el comportamiento de Microsoft no ha limitado la habilidad de sus competidores para interoperar con el sistema operativo Microsoft", agrega el comunicado. Asimismo, considera que sus acciones han servido para promover la competencia y han dado como resultado productos "que ofrecen un mayor beneficio para los consumidores europeos".

Microsoft expresa además su "compromiso" con la búsqueda de una solución "constructiva" que acabe con las preocupaciones de la Comisión, pero preservando la capacidad de la compañía de "innovar u mejorar sus productos para responder a las necesidades de los consumidores".

La Comisión Europea abrió una investigación sobre Microsoft en agosto del año 2000 por supuesta violación de las normas europeas, ante la posibilidad de que haya usado su posición de monopolio con el sistema Windows para dominar el mercado de sistemas operativos de empresa y acceso a Internet. En el marco de la investigación, la Comisión Europea ha pedido información a diversas compañías del sector informático sobre las condiciones de Microsoft para conceder las licencias de sus productos.