Crecimiento

Solbes descarta que los indicadores reflejen aún una recuperación en Europa

El comisario para Asuntos Económicos de la UE, Pedro Solbes, afirmó hoy que los últimos datos económicos no confirman todavía una recuperación de la economía de la UE, pese a que los indicadores adelantados de confianza "iban en el buen sentido".

En la inauguración de las jornadas Asimetrías en la Unión Europea, organizadas por Cinco Días y Servired, admitió que los indicadores reales no han sido "muy buenos", pero que la Comisión Europea sigue apostando por la recuperación de la UE en el segundo semestre del año. "Los indicadores de consumo, de confianza de empresas o el IFO alemán, que iban en el buen sentido, no se están confirmando", resumió. En este sentido, señaló que habrá que esperar al flash de crecimiento del tercer trimestre que hará público Eurostat.

Tipos

Sobre la evolución de los tipos de interés, que se teme aumenten conforme se materialice la recuperación, el eurocomisario descartó que la subida decretada el jueves por el Banco de Inglaterra anticipe un aumento en el precio del dinero en la zona euro, ya que tanto éste como el BCE deciden en función de economías diferentes.

Reconoció, eso sí, que los tipos del mercado pueden ir "un poco al alza" en los próximos meses, aunque recordó que están fijados por el propio mercado, sin la intervención del BCE. Respecto de que el nivel actual sea demasiado expansivo para España, opina que el precio del dinero es "único" en la zona euro.

Sueldos y productividad

En el proceso de ajuste de las perturbaciones económicas que puede atravesar Europa, en el aumento de la competitividad o el sostenimiento del empleo, mencionó el papel "importante" que juegan los salarios. Aunque los negocian los interlocutores sociales, reclamó a los gobiernos que garanticen "un marco adecuado" para fomentar un diálogo salarial "responsable" y abogó por que se adecúen a la evolución de la productividad.

En cuanto a los diferenciales de inflación en la Unión, responden -dijo- a los efectos divergentes del precio de la energía, de la alimentación, la evolución de los costes laborales, la propia situación cíclica o diversos factores estructurales.

Recordó asimismo que la posición del BCE es "claramente favorable" a respetar el Pacto de Estabilidad y que existe margen de maniobra para tomar en consideración las distintas situaciones, como se ha demostrado al otorgar a Francia otro año para reducir su déficit excesivo. "En la buena dirección" y "bienvenidas" aseguró que serán las reformas que acometa Alemania.

El G-10 confía en un crecimiento mundial este año, según Trichet

Por su parte, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha asegurado en Bangkok que los países del G-10 esperan que este año sea el de la recuperación del crecimiento mundial y que 2004 sea el de su consolidación. Al término de una reunión del grupo de gobernadores de bancos centrales confirmó que ven "una recuperación significativa en el tercer trimestre", "especialmente espectacular" en Asia, habida cuenta del impacto de la neumonía atípica. Para Trichet, ese éxito está relacionado con "la transformación rápida y profunda de China", un país clave para el crecimiento mundial. También se dijo satisfecho por la mejora del entorno global y declaró que cada banco central "hará lo que sea necesario" para mantener los tipos en un nivel apropiado".