_
_
_
_
CincoSentidos

Gimnasia a la carta en el salón de casa

Dos veces por semana suena el timbre de la casa de Reyes y Miguel a las 6.45 horas. Ambos tienen 40 años. Ella es directora de marketing y él, consejero delegado de una empresa. Al otro lado de la puerta espera su preparador personal para iniciar la clase de gimnasia que se prolonga por espacio de una hora.

'Llevamos así desde el mes de abril. Yo tuve una lesión de rodilla y necesitaba fortalecer la pierna. El problema es que con el trabajo y los tres niños no tenía tiempo para ir al gimnasio', comenta Reyes, que convenció a su marido para que le acompañara. 'Ahora la rodilla está recuperada pero seguimos con el servicio para estar en forma', añade.

Procedente del mundo anglosajón, la figura del entrenador personal, que se desplaza a la casa o a lo oficina, según las necesidades del cliente, se está afianzando como uno de los sectores de mayor crecimiento en el mundo de la preparación física en España.

'El entrenador personal es aquel que se dedica exclusivamente a una persona y que prepara un trabajo pensando sólo en las necesidades y en las características de su cliente', explica Loles Vives, directora de Gymhome, la primera agencia de preparadores a domicilio de España.

Vives quiere dejar claro que la figura del entrenador a domicilio no tiene nada que ver con el fitness ni con el culturismo. 'En este servicio más que el aspecto físico se impone el tema de la salud. Ayudamos a las personas a mejorar su calidad de vida a través de una mejora de su condición física general. El entrenador se convierte en un asesor de salud personal', señala.

Gymhome cobra 240 euros al mes por dos sesiones a la semana. Tres sesiones cuestan 300 euros.

'Los clientes suelen tener un perfil de clase media-alta. Son profesionales con poco tiempo. Además de por su aspecto se preocupan por su salud, ya que demanda servicios adicionales como tratamientos dietéticos', comenta Alberto González, técnico en actividades deportivas que se desplaza a las casas de sus clientes. Cobra 30 euros por cada sesión de gimnasia. Además ofrece la posibilidad de hacer una valoración nutricional (20 euros) y un tratamiento dietético (40 euros al mes). 'Más que una dieta, lo que les enseño es a comer bien'.

Pero, ¿se puede hacer gimnasia en el salón de casa? 'La gente se cree que sólo se puede hacer deporte con muchos aparatos. Está claro que si una persona quiere ganar músculo tiene que ir al gimnasio. Pero si lo que quiere es estar en forma con una colchoneta, unas pesas de mano y unas gomas es suficiente', apunta Vives. Cuando el cliente quiere un ejercicio cardiovascular el preparador personal sale a correr con él al parque.

Los gimnasios, conscientes del auge de este tipo de servicios, han empezado a ofrecer preparadores personales que supervisan los ejercicios de los clientes. Body Factory, por ejemplo, cobra entre 18 y 50 euros por cada sesión.

En Forma. Con tres sesiones a la semana

Calentar bien los músculos antes de empezar el ejercicio físico y realizar series de estiramientos al concluir es fundamental para prevenir lesiones. Toda sesión de gimnasia también suele contar con varios ejercicios de abdominales y no sólo para eliminar grasa sino también para erradicar posibles dolores de espalda. Si se pueden hacer al principio de la sesión mejor, ya que luego da más pereza. Loles Vives, directora de Gymhome y campeona de España de los 100 metros lisos, además de bióloga y máster en nutrición, ha diseñado para este periódico una sesión tipo de tres días a la semana con los ejercicios que los entrenadores personales practican con sus clientes.Fortalecer los músculos con las pesasLunes. Después de realizar un calentamiento de 10 minutos corriendo encima de una cinta o con la bicicleta estática, la primera sesión de la semana se puede dedicar al fortalecimiento general de los músculos. Repeticiones de 30 segundos y un descanso de 10 segundos. Con las pesas se trabajan los bíceps, los pectorales, los hombros y los glúteos. Finalizar con estiramientos.Circuito cardiovascular para mejorar la resistenciaMiércoles. Aunque depende de la edad y de las necesidades del cliente, una sesión a la semana se suele dedicar a realizar un circuito cardiovascular. El preparador, pulsómetro en mano, controla el corazón del cliente. Lo ideal es mantener el ritmo cardiaco en 120 o más pulsaciones por minuto, ya que es el nivel a partir del cual se produce la combustión de las grasas.Ejercicios de agilidad, movilidad y flexibilidadViernes. El último día de la semana se puede dedicar a completar el fortalecimiento de aquellos músculos que no se trabajaron el lunes: piernas, tríceps o espalda. Además, el resto de la sesión se centrará en ejercicios de agilidad, movilidad y flexibilidad con la ayuda del profesor o mediante el uso de cuerdas elásticas. Completar con ejercicios abdominales y de cintura.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_