Rusia

Unos encapuchados ocupan las oficinas de Soros en Moscú

El allanamiento de las oficinas de la fundación Open Society, propiedad de Soros, parece estar relacionado con una disputa por los derechos de propiedad del edifico y no con el arresto del primer ejecutivo de Yukos, Mijail Jodorkovsky, que había recibido el apoyo del financiero estadounidense.

Un tribunal falló recientemente a favor de la organización de Soros, cuando un grupo de empresarios trató de tomar el control del edificio, valorado en seis millones de dólares, mediante un contrato falso.

Yekaterina Geniyeva, presidenta de la fundación, dijo que no hay relación directa entre el caso Yukos y el allanamiento, aunque reconoció 'alguna conexión'. La ocupación se produce a los pocos días de que Soros manifestara que el arresto de Jodorkovsky es una advertencia para otros empresarios.

Por su parte, el presidente del regulador del mercado, Igor Kostikov, intentó calmar a los inversores y pidió confianza en 'el sistema legal del país' en declaraciones a Reuters. La petrolera Total dijo poco antes que el caso Yukos prueba que la actitud de cautela llevada a cabo en Rusia es 'adecuada'. Otras empresas, como la estadounidense Exxon, han reiterado su apuesta por el país.

Campaña para las elecciones

Los políticos rusos lanzaron ayer la campaña electoral para renovar el Parlamento, con la impresión de que el arresto del principal accionista del gigante petrolero Yukos y la andanada del presidente Vladimir Putin contra los supermillonarios serán temas estrella de la campaña.

El bloque de Rusia Unida, partidario de Putin, y la poderosa oposición comunista son los dos grupos que parten por delante en las encuestas.