EE UU

EE UU creó el doble del empleo esperado

Los datos publicados ayer fueron recibidos con alivio por quienes veían, con creciente preocupación, que la reactivación del crecimiento económico (7,2% en el tercer trimestre) no se traducía en generación de nuevos puestos de trabajo. Además, el Gobierno ha revisado los datos de meses anteriores y se ve claramente que la recuperación en materia de empleo empezó en agosto, con la creación de 35.000 puestos (en lugar de destruirse 41.000, como se había anunció). A ellos se sumaron 125.000 generados en septiembre, más del doble de lo estimado.

La reducción de la tasa de paro, que queda en el 6%, ha sido recibida con optimismo cauto en los departamentos de Comercio y Trabajo, que avisaron que no se debe caer en la 'complacencia'. Mucho menos cauteloso se mostró el secretario del Tesoro, John Snow, que dijo que estas cifras son 'positivas y demuestran que hay crecimiento en la economía' y el jueves aseguró, sin matices, que EE UU ha 'entrado en una nueva fase de expansión económica'.

La creación de empleo en octubre fue mas responsabilidad del sector privado que del estatal. Algunas firmas como IBM o Qualcomm han anunciado que comienzan a contratar trabajadores para sus plantillas tras meses de recortes. Muchos analistas quieren ver cómo la disparada productividad, que fue del 8,1% en el tercer trimestre, puede tocar techo, y han de recomponer inventarios con nuevas contrataciones.

Las plantillas del sector servicios siguen siendo las más beneficiadas de esta recuperación, aportando 143.000 empleos, sobre todo en los sectores de la educación y la salud. En la industria las noticias eran agridulces, ya que por trigésimo noveno mes consecutivo se cierra la estadística en números negativos. La parte dulce le corresponde al hecho de que es la menor destrucción de empleo, 24.000, en tres años.

EE UU ha perdido 1,1 millones de empleos desde que acabó la recesión y 2,3 millones desde que George Bush es presidente. El presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, dijo ayer que veía una más positiva evolución del mercado laboral. Analistas como John Silvia, de Wachovia, animaban a Greenspan a que siguiera al mercado laboral y adoptara 'una política neutral'.

Mejoran las perspectivas para la OCDE

Las perspectivas de crecimiento para los países más industrializados, englobados en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), son de moderadas a fuertes. Así lo reflejó ayer el indicador avanzado de coyuntura, que progresó 1,3 puntos en septiembre. En EE UU el ascenso fue de 1,1 puntos, de 1,5 puntos en Japón y de 1,4 en la zona euro. De los Doce, las mejorías más significativas fueron las de Italia (1,9 puntos) y Alemania (1,5), y la más débil la de Francia (0,7).

Los datos conocidos ayer, sin embargo, no fueron buenos para la mayor economía europea. La producción industrial de Alemania descendió en septiembre un 1,2% respecto al mes anterior, frente al aumento del 1,6% previsto. Durante el mes de agosto la producción industrial experimentó un recorte del 3,7%. El Gobierno relativizó el descenso argumentando que en los dos meses hubo varios días festivos.