Cinco Sentidos

Vivir de cheque en cheque

No esperan el final de cada mes ni la extraordinaria de verano o Navidad. Tampoco se preocupan si el día 5 no han cobrado. Su vida no se articula en torno a una nómina. Eso sí, conocen como nadie el significado de la palabra administrarse y saben cuáles son las claves para dosificar los ingresos que a su cuenta llegan de forma irregular. Abogados, arquitectos, deportistas, artistas o escritores son algunos de los profesionales que viven esperando el próximo cheque.

Manuel Ocaña y Elizabeth Sanjuán son un buen ejemplo de ello. Ella, actriz de profesión, sabe lo que es estar varios meses sin recibir sueldo alguno. 'Mi trabajo conlleva estar meses y meses sin trabajo, de ahí que cuando consigues un proyecto hay que saber repartir bien los ingresos que obtienes e intentar que duren el máximo tiempo posible'.

La ganancia de Manuel, arquitecto, depende tanto del trabajo como de la suerte. El éxito de sus proyectos determina sus rentas de los próximos meses. 'Trabajamos en un proyecto durante meses para presentarlo a concurso, con el trabajo y dinero que esto supone. Sólo si ganas cobras'. En ese caso sólo el premio oscila desde 6.000 a 30.000 euros, aunque no está garantizado que dirija la construcción. Ocaña reconoce que puede llegar a vivir un año de las rentas de un solo proyecto.

Disponer de un 'colchón'

Con todo, esta pareja se considera bastante anárquica en lo que a la administración de las finanzas se refiere. 'Intentamos tener un colchón, sobre todo desde el nacimiento de nuestra hija hace tres años, pero la verdad es que somos bastante desorganizados', sostiene Elizabeth.

Hacer un cálculo aproximado de los gastos mensuales es la primera consigna de Javier Orsingher, abogado. 'A partir de ahí, y siempre contando con que pueden aparecer imprevistos como un cliente que no paga o renovaciones de mobiliario en el despacho, vas distribuyendo tus ingresos'. La fórmula está, a su juicio, en saber administrarse. 'Llegas a tener una idea aproximada de los ingresos que obtienes y a partir de ahí te organizas'. Eso sí, este abogado intenta mantener un saldo mínimo de 3.000 euros en su cuenta, con el que se siente más seguro.

Algo similar le sucede a José Luis Angulo, quien simultanea los ingresos fijos que le reporta su trabajo como director de doblaje con los variables derivados de su profesión de actor, también de doblaje. Asegura que, pese a que vive holgadamente, pidió un crédito para comprar un coche para no renunciar a la seguridad que le da tener dinero en el banco.

La ausencia de ingresos regulares no es sinónimo de penurias económicas en estos casos. 'No tenemos hipoteca y podemos permitirnos caprichos como un viaje o unas vacaciones', reconoce Manuel.

De cara al futuro todos los consultados son optimistas. Eso sí, Orsingher es el único que realiza aportaciones a un plan de pensiones para afrontar la jubilación. 'Vivir así nos da cierto vértigo pero nos compensa porque nos da adrenalina para seguir viviendo. Si nos viéramos sin ingresos uno de los dos renunciaría a la libertad de elección de trabajo que ahora tenemos para salir adelante', explica Manuel. Opinión que comparte Andrés Barba, que compagina su dedicación a la literatura con la enseñanza de español en la Universidad.

Todos coinciden en que no cambiarían esta forma de vida por una nómina. 'Soy mi propio jefe y me organizo como quiero. Esto tiene ventajas y inconvenientes', resume Orsingher. 'Nunca hemos tenido nómina y no la echamos de menos', señalan.

Experiencias

Elizabeth Sanjuán y Manuel Ocaña / Actriz y arquitecto

Ella ha actuado y dirigido la obra de teatro La catarsis del tomatazo. æpermil;l posee su propio estudio de arquitectura. ¿Su sueño? El de Manuel es construir bloques de viviendas y el de ella, participar en una película del director Julio Medem o con el actor Alberto Sanjuán. En la foto, en la terraza de su piso alquilado en el céntrico barrio madrileño de Chamberí.

José Luis Angulo / Director de doblaje

Ha dirigido títulos como American History X, Eyes Wide Shut o L.A. Confidential. Además, ha prestado su voz a personajes como el gato Isidoro, Scooby Doo o Michael Knight en El coche fantástico.

Javier Orshinger / Abogado

Colegiado desde hace 11 años, simultanea el ejercicio de la abogacía en su propio despacho con el turno de oficio. La clave, a su juicio, está en prever los ingresos futuros, que dependen de su propio trabajo.

Andrés Barba / Escritor

Publicó en 1997 su primera novela, El hueso, con la que obtuvo el Premio Ramón J. Sender de narrativa. En enero se editará su cuarto libro Ahora tocad música de baile (Anagrama). Ya trabaja en el quinto.

Consejos de los expertos

Una buena administración no puede ser improvisada, según los expertos. 'El volumen de ingresos, el nivel de gasto y las necesidades de liquidez, además de las cuestiones fiscales, son fundamentales para una buena planificación', señala Agustín Folqués, de Barclays Banca Privada. A partir de aquí, se puede realizar una planificación financiera del capital. 'Siempre hay que tener en cuenta la duración que pueda tener la profesión del cliente y el plazo de la planificación', sostiene Josep Palet, de Sabadell Banca Privada.

Planificación

Cada caso concreto merece un estudio. De ahí que, según los expertos, sea primordial conocer cada perfil de riesgo así como las necesidades de gasto y de liquidez. Además, y según Josep Palet, de Sabadell Banca Privada, para una planificación eficiente el cliente debe fijarse unos parámetros tanto de gasto como de ahorro e intentar cumplirlos todos los meses.

Liquidez

Las necesidades de liquidez condicionan las estructuras de inversión de cada cliente, según Agustín Folqués, de Barclays Banca Privada. Su recomendación son los productos de acumulación, como los fondos y algunos seguros, que permiten controlar el riesgo y disponer de liquidez inmediata.

Productos

Los fondos de inversión son el producto estrella para los expertos, por su ventajosa fiscalidad y sus posibilidades de rentabilidad, además de su liquidez. Los planes de pensiones, de cara a la jubilación y las cuentas y depósitos a la vista también son otras opciones que aconsejan. Además, y si el cliente lo requiere, se le ofrecen estructuras más complejas como las Simcav (sociedades de inversión mobiliaria de capital variable), como la que utiliza el director Pedro Almodóvar.

Cuando hay dificultades

Recurrir al crédito Utilizar las tarjetas para retrasar cargos al mes siguiente o fraccionar los pagos es habitual entre estos profesionales. Como los préstamos personales, son fórmulas habituales para salir del paso.

El verano, la peor época Salvo Barba, el resto coincide en que los meses de julio y agosto son los más bajos. 'Disminuye la actividad en el país y hay menos trabajo', explica Sanjuán.