Reunión

Bayer segregará su actividad química en NewCo, que cotizará en 2005

El consorcio alemán Bayer ha decidido reestructurar sus negocios y segregar las divisiones de química y plásticos para agruparlas en una nueva empresa, que saldrá a Bolsa a principios de 2005. Así, la empresa se concentrará en su núcleo de actividades farmacéutica, alimentación y materiales nobles para segregar los químicos y parte de su negocio de plásticos en una firma con el nombre provisional de "NewCo".

Esta nueva firma facturará anualmente 5.600 millones de euros, empleará a unas 20.000 personas, será puntera entre las empresas químicas europeas y estará presidida por Axel Claus Heitmann. Además, tendrá una gama de cerca de 5.000 productos, desde química especial y polímeros hasta productos para la fabricación de fármacos y plaguicidas, sustancias químicas para el tratamiento de cuero, textiles y papel y pigmentación inorgánica para colorear hormigón y plásticos, entre otros productos.

Nada más trascender a los mercados bursátiles la noticia, la cotización experimentaba subidas superiores al 4% en la bolsa de Francfort que al cierre fueron del 7%. La casa matriz ha anunciado que venderá las acciones de NewCo en una opa o se desprenderá de la compañía a principios de 2005, dependiendo de las circunstancias del mercado bursátil y otros factores.

Este paso es uno de los más radicales tomado hasta la fecha por su presidente, Werner Wenning, quien intenta por todos los medios reducir las ambiciosas actividades de una compañía que nació hace 140 años. En ese tiempo, la firma se ha ramificado de tal modo que abarca los campos de la nutrición, tintes, textiles, cueros y papel, así como la fabricación, entre otros muchos materiales, del plástico Makrolon, del que están compuestos los CD.

La amplia gama de polímeros de Bayer se ha destacado hasta ahora por su versatilidad y constante desarrollo. Sus cauchos, plásticos y poliuretanos se encuentran en bienes tan diversos como automóviles, heladeras, muebles, televisores.

La decisión supone que la segunda química más importante de Alemania, detrás de Basf, se centraría únicamente en su division de productos sanitarios, en algunos negocios de polímeros y su dinámica fabricación de fertilizantes, a través de Bayer CropScience, líder del sector de la protección de cultivos.

Hace apenas una semana, el consorcio anunció la venta de su participación en la biotecnología Millennium Pharmaceuticals por 256 millones para aliviar deuda. Las cuentas de Bayer acusan la carga de algunas indemnizaciones millonarias que ha tenido que afrontar por el caso Lipobay, en el que todavía lucha ante los tribunales, así como por la retirada de éste, su tercer medicamento más vendido, en 2001.

Frente a laboratorios farmacéuticos gigantes como Glaxo Smithkline, Pfizer y Merck, con una facturación anual de más de 20.000 millones de euros, Bayer es un "enano" que recauda apenas 4.700 millones de euros.