16-N

Casteldefells probará el voto electrónico en las elecciones catalanas

Los más de 36.000 votantes censados en Castelldefels (Barcelona) podrán participar en una experiencia piloto de sufragio electrónico. El ayuntamiento prepara un sistema de votación informática que espera usar durante las elecciones al Parlamento de Cataluña del 16 de noviembre.

El consistorio de la localidad barcelonesa, gobernado por el PSC, ha contratado a la empresa de sondeos y recuento electoral ODEC para instalar un sistema de votación electrónica que permita a los ciudadanos elegir, de forma experimental, a los candidatos al Parlamento catalán. Este peculiar sufragio se llevará acabo una vez que los ciudadanos hayan ejercido su derecho al voto mediante el procedimiento convencional.

El sistema de voto electrónico, por el que el ciudadano elige la lista de un partido pulsando sobre una pantalla informática, permite conocer la participación en los comicios de forma inmediata y realizar el escrutinio en mucho menos tiempo que los sistemas tradicionales de recuento.

La explicación de los detalles de la votación electrónica de Castelldefels ha sido pospuesta hasta el próximo martes, cuando representantes del ayuntamiento de esta localidad y de ODEC presenten el experimento, pero el director comercial de esta empresa, Luis Pistoni, ha adelantado algunas de sus características.

Pulsar un botón

El 16-N, la identificación de los ciudadanos se hará del modo tradicional, con la presentación del DNI en la mesa electoral y la recepción de una autorización para acceder a una cabina de voto electrónico. En esta cabina, una persona explicará al votante el funcionamiento del sistema y le asesorará ante cualquier duda de tipo técnico. El ciudadano, una vez seleccionada la lista, ejercerá su derecho al voto pulsando un botón.

La de Castelldefels será una más de las experiencias piloto de voto electrónico que se han celebrado en España. Según explicó Pistoni, estos sufragios suelen ser autorizados por los organismos de control electoral, siempre y cuando su participación en ellos sea voluntaria y posterior a la votación oficial.

Actualmente, los mecanismos de votación electrónica no están recogidos en la legislación española, que sí admite la celebración de cualquier otra consulta de carácter no vinculante. No obstante, Pistoni se mostró confiado en que, en los próximos cuatro o cinco años, exista una legislación homogénea en los países de la Unión Europea que admita este sistema de sufragio. Mientras tanto, Francia ya ha modificado su legislación para permitir el voto electrónico y espera probar el sistema con carácter oficial y vinculante el próximo año.