æscaron;ltima

Fantasía y Robótica da un soplo de vida a los androides

Jugar y dar rienda suelta a la imaginación no es sólo cosa de niños. Un grupo de adultos en una nave de 600 metros cuadrados en Sediles, Zaragoza, hacen de ello su trabajo diario. Crean androides y autómatas, humanos, animales o fantásticos y aplican su creatividad a todo tipo de temas. Fantasía y Robótica utiliza los avances de la inteligencia artificial para rear espacios, personajes y realidades que parecen surgidas de la imaginación de los niños. Y es que ellos son sus principales clientes. ¢Nuestro fin es interactuar y comunicar, no realizar androides de aspecto metálico. Estamos en una robótica de segunda generación, que incorpora la inteligencia artificial, sensores para obtener información del medio exterior, y cuyos movimientos tratan de reproducir los realizados por humanos¢, dice Juan José Ceamanos, director de expansión de la compañía. Hace 15 años, la empresa realizaba trabajos para películas y piezas para museos, ¢pero la necesidad de introducir movimiento, nos llevó almundo de la robótica¢, dicen. Entre sus clientes habituales están El Corte Inglés, para el que ha construido el Cortylandia de la fiestas navideñas; el Parque de Atracciones de Madrid, con el proyecto del Túnel del Terror; el de Zaragoza, en el que construyeron la tematización de la atracción Río Bravo, o el Ayuntamiento de Valladolid, con los Ángeles animatrónicos sincronizados. La esencia de la compañía, que en 2002 facturó 430.000 euros, es el departamento creativo. ¢Partimos de un brainstorming para ver lo siguiente que podemos hacer¢, dice Ceamanos. A partir de ahí se diseña elmuñeco en papel para pasarlo al ordenador y añadir elmovimiento en 3D si lo requiere. Los moldes se hacen con fibra de vidrio o látex y a través de una abertura se introduce la maquinaria. Posteriormente los robots se programan para sincronizar labios y sonidos o discursos y se pasa a la decoración exterior, con pelucas y disfraces a medida. Los precios varían en función del tamaño, número demovimientos y sincronización, pero oscilan entre los 5.000 y los 12.000 euros.

Su próximo proyecto podría ¢dar un giro cualitativo impresionante en el sector de la robótica de ocio¢. Se trata del concurso para la ampliación del parque temático Dinópolis, en Teruel, un espacio paleontológico dedicado a la época de los dinosaurios de carácter lúdico, que supondrá una inversión de 13 millones de euros. La adjudicación se la disputan la unión temporal de empresas formada por Fantasía y Robótica y la consultoría de ingeniería IVA Leying; la madrileña CB Ocio, y la UTE compuesta por la catalana Arkutel Soluciones y dos empresas de Orlando (EE UU). La estrella del proyecto será un recorrido de agua en el que se explicará la aparición del homo sapiens. La idea, según el Instituto Aragonés de Fomento, que lo promueve, es que la nueva parte del parque esté abierta en 2005.

La imaginación de Fantasía y Robótica gira también alrededor de otros proyectos, como los robots y simuladores virtuales para la celebración de los 400 años de la primera edición de Don Quijote de la Mancha que se celebrará en 2005. Ceamanos guiña un ojo al futuro y ya piensa en la creación de nuevos robots.