Observatorio de Otoño

Bruselas pronostica un crecimiento para España del 2,9% en 2004

La Comisión Europea prevé un crecimiento de la economía española del 2,9% en 2004, frente al 2,3% en 2003, y una subida del PIB hasta el 3,3% en 2005, "por encima del potencial", según sus nuevas previsiones económicas publicadas hoy. Bajo el subtítulo Crecimiento aún robusto, el capítulo de las previsiones de otoño dedicado a España resalta que la economía "continuará superando a la de la zona euro en su conjunto a lo largo del período" 2003-2005. El Ejecutivo comunitario pronostica que la tasa de desempleo registrada en 2003 (11,3%) se mantendrá "más o menos estable", y caerá en torno al 10,5% a finales de 2005.

Bruselas espera que la inflación en 2004 descienda por debajo del 3% y que disminuya todavía más, ligeramente por encima del 2,5%, en 2005, "a condición de que continúe la moderación salarial". Por lo que respecta a las finanzas públicas, el informe de la Comisión califica de "crecientes" los ingresos del Estado, pese a los recortes de impuestos introducidos en la reforma de la renta de 2003 y gracias sobre todo al "relativamente robusto" crecimiento del empleo.

El Ejecutivo comunitario asegura que, "incluso en un escenario menos optimista que el previsto por las autoridades en su presupuesto", el objetivo del equilibrio presupuestario "parece al alcance". No obstante, añade que ¢dicha previsión está aún sujeta a un cierto grado de incertidumbre dada la transferencia de importantes poderes de gasto a los gobiernos regionales".

Rebaja para la UE

Para el resto de Europa, la Comisión ha rebajado sus previsiones hasta el 1,8%, frente al 2,3% anunciado en primavera, mientras que para 2003 la estimación queda en un "decepcionante", dice, 0,4%. Sin embargo, se señala que ¢se está restaurando la confianza de los agentes económicos y está mejorando el marco internacional", lo que podría permitir un inicio de recuperación en el segundo semestre de 2003 y una intensificación en 2004.

Según este análisis, el Ejecutivo comunitario calcula que el crecimiento de la zona euro se acercará al 2,5% en 2005, año en el que se espera también que comience a bajar la tasa de paro tras aumentar hasta el 8,9% en 2003 y al 9,1% en 2004. Esta es la segunda ocasión en la que la Comisión rebaja sus previsiones de crecimiento para la zona euro, que ya había situado en un 0,5% en el mes de septiembre para el año 2003.

Estos cálculos más negativos se basan en "mediocres resultados económicos observados en la zona euro y en las economías de la UE a finales de 2002 siguieron durante el primer semestre de 2003". "Tras un prometedor aumento en el primer semestre de este año, el aumento del consumo privado disminuyó en el segundo trimestre, la inversión siguió reduciéndose y disminuyó progresivamente el nivel de existencias", explica el informe, que justifica esta situación por las tensiones geopolíticas derivadas de la guerra de Irak.

A pesar de estas previsiones, el informe afirma que "el futuro parece ahora más alentador" debido a unas "políticas macroeconómicas flexibles, la disminución de la inflación, unas condiciones financieras favorables, el progreso de las reformas estructurales y una reducción de la incertidumbre política".