En portada

Lo peor ha pasado en América Latina

La gran banca española sigue considerando América Latina como un baluarte estratégico y un elemento indispensable de la buena marcha de su cuenta de resultados. Las provisiones de 3.500 millones de dólares a las que se vieron obligados el SCH y el BBVA durante 2002 para cubrir las pérdidas provocadas por la crisis de Argentina no han hecho mella en su apuesta por el negocio regional que, a pesar de todo, les sigue generando una alta rentabilidad y un porcentaje significativo de los beneficios de ambos grupos.

En mayo pasado, el director para América Latina del grupo Santander, Francisco Luzón, proclamó que 'lo peor en la región ha quedado atrás y lo mejor está por venir'. Y este optimismo no lo limitó solamente al segmento financiero, sino que lo extendió al resto de empresas españolas presentes en la región, a cuyos directivos convocó para seguir apostando por América Latina. Por su parte, en la primera semana de este mes, el presidente del BBVA, Francisco González, se manifestó en Nueva York con similares conceptos.

De hecho, según diversos analistas privados, el porcentaje de beneficios netos aportados por los países de la zona para estas entidades representan entre el 37% y el 44% de los obtenidos por cada uno de los grupos. Sin embargo, algunas sombras se proyectan entre tantas luces.

Para los analistas de ING Financial Markets, 'la inversión de la banca española en América Latina no ha resultado ser El Dorado y debería haber rentado el doble de lo conseguido hasta ahora'. En concreto, que en lugar de haber obtenido una rentabilidad del 8% sobre sus inversiones, debería haber logrado una de entre el 14% y el 15%, según ING. Sin embargo, ambos bancos aseguran que su rentabilidad se ubica en estos últimos parámetros y no en los que ofrecen los analistas mencionados.

Fuentes del sector señalan que, sin embargo, los bancos y fondos de pensiones de ambos grupos 'han entrando en una fase de crecimiento. Las entidades están en un proceso más sólido. Ahora, la rentabilidad de las operaciones es el objetivo fundamental'. Tanto el SCH como el BBVA tiene puestas sus miras en el negocio hipotecario en países como México y, fundamentalmente, en el incremento de los niveles de bancarización que son considerados muy bajos en la región. Los máximos ejecutivos de ambos grupos creen que ésta es la única vía para compensar la baja rentabilidad en España, debido a la bajada de tipos que afecta el crecimiento de los beneficios por intermediación.

Y con la previsión del análisis de Luzón coinciden varios analistas respecto a las perspectivas de las empresas españolas en esa región. Así, en relación con los resultados de Endesa en los nueve primeros meses del año, Jordi Falguera, de Gaesco Bolsa, señala que son peores de lo esperado, pero que el entorno económico de América Latina está mejorando, aunque sea lentamente. 'Lo peor ha pasado y en 2004 mejorará la contribución de las filiales latinoamericanas'.

Y un informe de Banif destaca, entre otros temas, la buena marcha de los negocios de Iberdrola en México, así como las mejoras de eficiencia en Brasil.

Mientras, Repsol, pese a haber superado su peor etapa en ese continente, se ve afectada ahora, al menos en sus megaplanes de exportación de gas a Estados Unidos desde Bolivia por la grave crisis política que a atraviesa ese país. Según fuentes consultadas, dado que ese negocio todavía no estaba en marcha, no prevén que les suponga provisiones significativas, y además las exportaciones de gas a Brasil desde los yacimientos bolivianos no se han visto afectadas por los acontecimientos.

En Telefónica se tiene también la impresión de que se ha tocado fondo en la región y las cosas no pueden ir más que a mejor, aun con todas las incertidumbres. De hecho, y a pesar de la crisis, Latinoamérica ha sido siempre una fuente de recursos inagotable. En 2002, la operadora repatrió aproximadamente 1.200 millones de euros desde sus filiales latinoamericanas. En el primer semestre de este año ya lleva 580 millones, según lo anunciado a los analistas en la reciente conferencia anual celebrada en Madrid. Entre los fondos repatriados destacan los procedentes de Brasil, donde los accionistas de Telesp han recibido el mayor dividendo de la historia.

Claves

La inversión en Latinoamérica no ha resultado ser El Dorado y debería haber rentado el doble de lo que hasta ahora, según ING Financial Markets.

Repsol, pese a haber superado lo peor de la crisis, se ve afectada en sus planes de exportación de gas a Estados Unidos desde Bolivia por la crisis política que atraviesa el país.

Pese a la crisis, la región ha sido una fuente de recursos inagotable para Telefónica.