Auto

De la Rosa consigue el tercer grado pese a no pagar la indemnización

El juez penitenciario ha avalado el régimen abierto que, por tercera vez, concedió en junio a Javier de la Rosa al entender que ha aceptado su delito y se arrepiente, a pesar de que el financiero no ha pagado al grupo KIO los 2'2 millones de indemnización impuesta por intento de estafa.

El juzgado de vigilancia penitenciaria 2 de Barcelona ha dictado un auto en el que avala la decisión administrativa de conceder el tercer grado al financiero tras la polémica jurídico-política que se organizó por el supuesto trato de favor de la Generalitat al empresario.

Todo comenzó cuando, a los 22 días de ingresar en prisión para cumplir una pena de 20 meses de cárcel por intentar estafar a KIO, la Generalitat concedió el tercer grado a De la Rosa, por lo que los grupos de la izquierda catalana hablaron de trato de favor e incluso el tribunal que condenó al empresario insinuó que el financiero recibía un trato diferente al del resto de reclusos.

Ese tercer grado fue revocado por los tribunales pero la Generalitat volvió a otorgarle un régimen especial que también le permitía salir de la cárcel a diario, que también fue denegado. Cuando aún estaba por resolver en los tribunales la decisión final sobre ese régimen especial, la Generalitat volvió a conceder al financiero el régimen abierto, por tercera vez, ahora sí aprobado por el juez.

En su auto, el magistrado cree que De la Rosa ha experimentado una "evolución positiva" ya que, según los informes de los técnicos de la prisión, "la actitud del interno ante el hecho delictivo es de reconocimiento de los hechos y de arrepentimiento, reconociendo que ha cometido errores, motivados principalmente por una alteración de su sistema de valores que asume cambiar en la actualidad con la ayuda terapéutica profesional adecuada".

El juez quita importancia al hecho de que De la Rosa no haya pagado la indemnización a KIO impuesta por la Audiencia al señalar que este delito carece de "una notoria gravedad y no causa un perjuicio a un colectivo o a una pluralidad de personas".

En este sentido, la Sección Décima de la Audiencia, que juzgó y condenó a De la Rosa, ha abierto una investigación para tratar de embargar al financiero todos los bienes posibles para que pague esa indemnización, aunque el empresario afirma que lo tiene todo embargado por otros tribunales..