Condena

De la Rosa volverá a prisión por intentar estafar 3.000 millones a KIO

Se trata de la primera condena penal firme que Javier de la Rosa cosecha entre los casos abiertos que tiene en la Audiencia Nacional por su gestión al frente de KIO y en Barcelona por el caso Grand Tibidabo. El financiero está acusado de descapitalizar al Grupo Torras en 420 millones de euros y de descapitalizar Grand Tibidabo en 60 millones de euros.

De la Rosa fue condenado por la Audiencia Provincial de Barcelona a cuatro meses de prisión por tentativa de engaño a KIO y le absolvió de un delito de falsedad documental, por considerar que había prescrito. Sin embargo, el pasado mes de julio el Tribunal Supremo aumentó la pena a un año y ocho meses de cárcel por considerar que la falsedad en documento mercantil no estaba prescrita, por tratarse de un delito 'conexo a la tentativa' de engaño.

Ahora, el tribunal de Barcelona ejecuta la sentencia del Supremo y ordena el ingreso en prisión de De la Rosa argumentando que se trata de un justiciable con más casos penales pendientes y para dar ejemplo a la sociedad. De la Rosa acudió a la Audiencia a primera hora de ayer para que le notificaran la resolución de la Sala, que le ha concedido un plazo máximo de tres días para ingresar en prisión. El empresario se comprometió ante el tribunal a acudir el próximo viernes a la prisión de Can Brians. En el caso de que no lo haga será conducido por la policía.

En su sentencia, el Supremo considera que ha quedado probado que De la Rosa falsificó dos documentos del ex presidente de KIO, Al-Sabah, por los que la compañía se comprometía a recomprar los paquetes accionariales que poseían dos sociedades (Mira y Folma), controladas por el financiero de Torras por 312 millones.

El tribunal argumenta la prisión en que la libertad condicional es un beneficio para dar una segunda oportunidad al sujeto, pero, en este caso, De la Rosa, dice el auto, 'tiene numerosas causas en trámite, con graves peticiones de privación de libertad'. Añade que 'la finalidad de la pena de prisión obedece a tres razones: la retributiva, como respuesta legal concreta a la conducta delictiva ejecutada por el autor; la de prevención especial, como instrumento de política criminal idóneo para evitar la reincidencia en el delito, y la de prevención general, como mecanismo disuasorio frente a la ciudadanía respecto de la necesidad de cumplir las leyes', según Efe. De la Rosa debe pagar una multa de 1.502 euros y una indemnización a KIO de 2,2 millones de euros, y sólo ha satisfecho la primera. De la Rosa alegó que no tenía dinero para pagar esa fianza y, textualmente, dijo a los jueces: 'Vayan ustedes a cobrar a la juez Teresa Palacios', la magistrada de la Audiencia Nacional que tramita el caso KIO y que le ha embargado muchos de sus bienes.

Suma 20 meses de cárcel

De la Rosa estaba en libertad con fianza desde el pasado 16 de enero del año 2000. Antes tuvo que pagar una fianza de 600.000 euros. Ingresó en la cárcel por el caso KIO y por el caso Grand Tibidabo desde octubre de 1998. Antes había sido encarcelado por el segundo de los asuntos entre octubre de 1994 y febrero de 1995. Fuentes cercanas al financiero citadas por Efe manifestaron que De la Rosa 'se ha tomado muy mal' esta decisión y que 'está muy afectado' porque no se esperaba la decisión de la Audiencia de Barcelona. Su abogado ha presentado un recurso de súplica, aunque éste, que es improbable que prospere, no paraliza la decisión de que ingrese en prisión.

De la Rosa, según estas fuentes, cree que es víctima de un 'régimen de excepción judicial' por ser quien es, y su abogado, en su recurso, expone que en la gran mayoría de los casos las condenas inferiores a dos años de cárcel se dejan en suspenso, aun siendo firmes. Por si acaso, y pese a que tendrá que cumplir el trámite de ingresar en la prisión, por tercera vez desde 1994, el abogado de De la Rosa pedirá que se le descuente el tiempo que ha cumplido de prisión preventiva por otras causas y se le abone a ésta.

El financiero estuvo cinco meses en prisión preventiva por el caso Grand Tibidabo, que instruyó el juez Joaquín Aguirre, y otros 15 meses por orden de la Audiencia Nacional por el caso KIO.

La prisión preventiva de De la Rosa suma 20 meses, los mismos de la condena por la que ahora deberá volver a la cárcel. Si los jueces acceden a descontar la prisión preventiva, De la Rosa podría salir en pocos días de la prisión, fórmula utilizada también con el ex juez Lluís Pascual Estevill.

Seis juicios pendientes por Torras, Grand Tibidabo y Telecinco

Javier de la Rosa tiene pendientes seis juicios penales aún. Cinco en la Audiencia Nacional por el caso KIO. El sexto está pendiente en la Audiencia Provincial de Barcelona por el llamado caso Grand Tibidabo.Precisamente, la semana pasada quedó visto para sentencia la primera vista oral que se ha celebrado en la Audiencia Nacional por una de las operaciones investigadas en el caso KIO. El fiscal Anticorrupción Salvador Viada solicitó 10 años de cárcel para De la Rosa por la operación Wardabase. Viada acusa a De la Rosa de falsificar 'sin escrúpulos' un pago particular que satisfizo con dinero de KIO. El financiero pagó 20 millones de dólares (11,4 millones de euros) al diplomático y empresario Manuel Prado y Colón de Carvajal un día antes de que fuera cesado en la vicepresidencia del grupo Torras-KIO en mayo de 1992. El dinero salió de la compañía kuwaití, aunque Prado niega que supiera este extremo, ya que alegó durante el juicio que el dinero se lo debía De la Rosa por los negocios particulares que mantenían ambos y que desconocía el origen de la cantidad que cobró. La siguiente operación de KIO que se juzgará será la de Icsa y Croesus. El fiscal pide 38 años de cárcel para De la Rosa por apropiación indebida, entre otros delitos. En esta causa se reclama una indemnización de 46,7 millones de euros por las plusvalías que generó la venta de la papelera Icsa y que nunca fueron ingresadas en el grupo Torras. Hay otros nueve imputados por estos mismos hechos. La instrucción por la descapitalización de Grand Tibidabo está concluida y pendiente de juicio. El fiscal pide 13 años de prisión. Y el pasado mes de febrero el fiscal Anticorrupción Carlos Castresana pidió al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que juzgue al financiero, entre otros imputados, por fraude fiscal en operaciones de compraventa de paquetes accionariales del canal televisivo Telecinco.