UE

Las aerolíneas triplicarán las indemnizaciones por §overbooking§

Los pasajeros aéreos que se vean afectados por la sobreventa de billetes de avión (el temido overbooking) o por retrasos excesivos recibirán una indemnización de entre 250 y 600 euros en función del tipo de vuelo, según el acuerdo alcanzado entre el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo.

El acuerdo se logró esta madrugada tras casi seis horas de reunión en el Comité de Conciliación, formado por miembros del Consejo y de la Eurocámara, sistema que se utiliza en la Unión Europea cuando no se logra un consenso por los cauces habituales.

Las indemnizaciones se dividirán en tres categorías en función del tipo de vuelo. Para los de menos de 1.500 kilómetros, los pasajeros que no puedan embarcar por cancelación del vuelo o por overbooking, recibirán 250 euros. En cambio, si el trayecto es superior a esa cantidad y menor a 2.300 kilómetros, la compensación será de 400 euros. Por último, se indemnizará con 600 euros en los viajes superiores a 3.500 kilómetros.

Esta solución llega a triplicar la sanción mínima (que antes era de 75 euros) y duplica la máxima (ahora de 300), pero es inferior a la propuesta originariamente por la Comisión. En el borrador se contemplaban compensaciones hasta cinco veces superiores a las actuales.

Regulación de los retrasos

Además, es la primera vez que se regulan los derechos de los pasajeros en casas de retrasos. Si superan las dos horas en vuelos cortos, tres horas en los intracomunitarios o cuatro en los de larga distancia, los viajeros deberán recibir comida y bebida gratuitos "en proporción razonable al tiempo de espera". Tendrán también derecho a realizar las llamadas telefónicas, de télex, fax o e-mail que puedan necesitar y recibirán alojamiento si el vuelo se retrasa hasta el día siguiente, además de transporte desde el aeropuerto al hotel.

Además, si el retraso es superior a cinco horas, los pasajeros podrán pedir el reembolso del precio pagado en un plazo de siete días, siempre que demuestren que ese retraso supone que el vuelo ya no cumple el plan de viaje original del pasajero. Si el pasajero lo prefiere, en lugar de recibir el dinero, podrá obtener otro billete de las mismas características para salir lo antes posible.

El acuerdo también fija un nuevo límite de tiempo para el registro de pasajeros: deberán haber confirmado una reserva y presentarse en el mostrador de facturación en los plazos que marque la compañía o 45 minutos antes de la hora de salida.

Trenes y barcos

Además, se emplaza a la Comisión Europea a que formule normas similares para otros modos de transporte, especialmente ferroviario y marítimo. Según los eurodiputados "sería irracional, desleal y contrario a la competencia" ofrecer compensaciones en los vuelos entre dos ciudades europeas sin hacer algo similar para los trenes de alta velocidad o en la travesía del canal de La Mancha, por ejemplo.

Para que el acuerdo entre en vigor tiene primero que ser ratificado por el Parlamento Europeo, por mayoría, y por el Consejo de ministros, por mayoría cualificada.