Balance

Renfe reduce sus pérdidas un 28% durante el primer semestre

Renfe alcanzó durante el primer semestre de 2003 un resultado negativo de 26,1 millones de euros, un 28% inferior al del mismo período del año anterior, en que registró unas pérdidas de 36,2 millones de euros.

Según un comunicado de la compañía ferroviaria remitido hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación fue de 198,3 millones de euros, un 27,10% menos con respecto a los 272,1 millones de euros obtenidos durante el primer semestre de 2002. Renfe alcanzó entre enero y junio pasado una cifra neta de negocio de 659,9 millones, un 1,63% superior al año anterior, con un resultado neto de explotación negativo de 50,4 millones, frente a un saldo positivo de 14,6 millones en el mismo período del ejercicio anterior.

El total de ingresos por transporte de viajeros durante los seis primeros meses del año fue de 493,9 millones, un 3,1% superior con respecto al año pasado, mientras que los ingresos por transporte de mercancías fueron de 165,9 millones, un 2,4% inferior al mismo período de 2002. Los gastos de personal ascendieron a 566,9 millones de euros, un 3% superiores a los del primer semestre del ejercicio anterior, y los gastos de energía fueron de 79,5 millones de euros, un 3,8% más.

Con respecto a los gastos de materiales y servicios, ascendieron a 414,8 millones de euros, un 9,3% superiores al de 2002, mientras que los referidos a intereses y a gastos financieros descendieron un 15,8%. La aportación del Estado en concepto de compensación de pérdidas ascendió a 70,5 millones de euros, lo que hizo que Renfe consiguiera un superávit en su gestión de 44,4 millones de euros, un 4% más que en el primer semestre de 2002.