Negocio

Renfe negocia una fórmula para pagar los AVE sin que se dispare su deuda

Renfe ha librado a Siemens y a Talgo el primer plazo adelantado del pago por el trabajo que ambas empresas realizan con el fin de suministrar a la compañía ferroviaria en 2005 los 32 trenes AVE capaces de alcanzar velocidades de 350 kilómetros por hora que prestarán servicio en la nueva línea de alta velocidad entre Madrid y Barcelona.

Las cantidades adelantadas, un 5% del importe total, estaban pactadas en el contrato de adjudicación firmado por ambos constructores de trenes con Renfe a finales de 2001.

El compromiso es idéntico al suscrito con Alstom y CAF, compañías que ganaron los concursos para el suministro de 20 trenes lanzadera y 12 convoyes con cambio de ejes para diferente ancho de vía que también prestarán servicio en la línea AVE que unirá Madrid, Zaragoza, Lleida y Barcelona en un tiempo máximo inferior a las dos horas.

El pago adelantado de estas cantidades, sin embargo, es perfectamente compatible con el objetivo que se ha marcado Renfe de sacar de su balance el coste de los 64 trenes destinados a la nueva línea, que asciende a 1.125 millones. La compañía ferroviaria quiere evitar que se dispare su ya abultada deuda histórica, que suma más de 7.000 millones.

El modelo inglés

En este contexto, la empresa que preside Miguel Corsini ultima un acuerdo con la entidad financiera británica Angel Trains con el objetivo de que esta compañía coordine y participe en la financiación del coste de los 64 trenes AVE.

Tras analizar diferentes opciones, Renfe se ha decantado por la propuesta de la financiera británica que se conoce en el sector como el modelo inglés. Se trata de una fórmula de leasing operativo que se fundamenta en la creación de una o varias sociedades tenedoras de los trenes. Estas sociedades, cuyo capital se partirá entre la compañía ferroviaria, la entidad financiera y el fabricante del tren, alquilarán a Renfe los convoyes por un plazo de 14 años.

Junto al beneficio principal de extraer fuera del balance de Renfe el coste de la compra de los trenes, con este diseño se consiguen diferentes ventajas de tipo fiscal que permiten que el desembolso final sea muy similar al que se produciría con una compra directa del material, según explican fuentes conocedoras del proceso. La empresa que preside Miguel Corsini ha abierto negociaciones bilaterales con los cuatro consorcios fabricantes de los trenes de alta velocidad contratados el año pasado.

Los fabricantes, especialmente Talgo, han presionado a Renfe en estos encuentros con el fin de evitar que la fórmula financiera elegida reduzca el margen de beneficio del pedido y presione su cuenta de resultados en los años de fabricación. El aspecto más conflictivo de la operación se localiza en el reparto entre todos los actores del valor residual de los trenes una vez que hayan consumido su vida útil.

Fuentes oficiales de Angel Trains reconocieron que en este momentos están en negociaciones con Renfe para valorar distintas opciones de negocio. Por su parte, Renfe ha declinado hacer cualquier comentario.

Angel Trains posee unos 4.000 vehículos ferroviarios, en los que acumula una inversión de más de 2.400 millones de libras (1.538 millones de euros). Ello la convierte en la propietaria de uno de cada tres trenes británicos.

Dentro del Reino Unido es pionera en este tipo de operaciones financieras que menudearon al calor de la liberalización del tren. Operaciones similares se diseñan para comprar aviones y barcos.

Todavía no hay billetes para un servicio que se inaugura este mes

Fomento se resiste a reconocer lo evidente, que el servicio comercial del primer tramo hasta Lleida de la línea AVE Madrid-Barcelona no podrá comenzar a prestarse al menos hasta febrero de 2003. Como prueba de lo irreversible del retraso, Renfe, la compañía encargada de la explotación de esta nueva infraestructura, seguía vendiendo el viernes los tradicionales servicios de Talgo e Intercity que se prestan por la vía antigua y que en todos los casos se demoran más de cinco horas en cubrir el trayecto entre Madrid y Lleida. De los precios y horarios de los nuevos servicios AVE no hay la menor noticia. A pesar de la insistencia del Gobierno en mantener que se cumplirán los plazos y la línea estará en activo a final de mes, a estas alturas todavía no está claro con qué trenes van a prestarse los primeros servicios. De modo oficial, Fomento aseguró que para la inauguración se iban a alquilar a los ferrocarriles alemanes (DB) dos trenes ICE 3 fabricados por Siemens. Estas unidades tienen capacidad para alcanzar registros superiores a los 300 kilómetros por hora y son similares a las que se incorporarán a la línea en 2005. Hasta la fecha no se tiene conocimiento de que los dos ICE 3 hayan comenzado a realizar las pruebas de vía imprescindibles. Entre tanto, fuentes cercanas a Renfe afirman que se encuentran muy avanzados los trabajos de adaptación de la señalización de tres unidades de trenes lanzadera AVE, fabricados por Alstom, que actualmente prestan servicio en la línea Madrid-Sevilla. Todo parece indicar que será finalmente este material el que comience a rodar entre Madrid y Lleida en 2003.