Tribunales

Un 'hacker', acusado de suplantar a un inversor para operar en Wall Street

La Fiscalía federal de Boston y la Comisión Nacional de Valores estadounidense (SEC) han presentado cargos penales y civiles por fraude de valores contra Van Dinh, de Phoenixville, Pennsylvania, según informa Reuters. Se trata de la primera vez que la SEC presenta cargos contra un hacker por uso de datos bancarios ajenos para lucrarse.

Según el regulador de los mercados, en la mañana del 11 de julio, el acusado colocó primero, desde su cuenta online, órdenes de venta de 7.200 contratos de opciones de Cisco, que quería vender.

Luego, encubriendo su identidad para captar los nombres de usuario y contraseñas de otras personas, eligió la cuenta de un hombre de 34 años del área de Boston, en TD Waterhouse, una filial del tercer banco de Canadá, el Toronto-Dominion.

Desde allí, lanzó las correspondientes órdenes de compra de las opciones de Cisco, endosándole unos títulos que estaban por encima del precio de ejecución de la acción.

Las opciones dan al tenedor el derecho de comprar o vender un valor, como una acción o un bono, a un precio establecido antes de una fecha determinada. Así, Dinh gastó unos 47.000 dólares del hombre de Boston y evitó perder alrededor de 37.000 en sus propias opciones, estimaron los responsables.

"No he visto un caso como éste antes", afirmó John Stark, jefe de la unidad de vigilancia y control de Internet. Ese departamento ha presentado 424 casos relacionados con la Red, que involucran a 1.300 personas, desde que comenzó a operar en 1995.

Los fiscales acusan a Dinh de fraude de correo, de valores y de haber causado daño por el acceso no autorizado a un ordenador. La SEC exige de Dinh una indemnización por la cantidad que evitó perder y otra, no especificada, en concepto de sanciones civiles.

Según Reuters, los intentos telefónicos de contactar con Dinh, que no dispone aún de abogado, han sido en vano. Tampoco hicieron ningún comentario los ejecutivos de TD Waterhouse.

En una advertencia a potenciales hackers, la SEC se apresuró a decir que había seguido el rastro de Dinh al poco de ser informada por la víctima, gracias a las ciberhuellas digitales liberadas por el joven, en cuentas de correo electrónico, proveedores de servicios de Internet y servicios extranjeros que facilitan el anonimato.