Trama

Hacienda detiene a veintinueve personas por un fraude fiscal de 15 millones de euros

La Agencia Tributaria (AEAT) ha desmantelado una trama fiscal relacionada con la emisión de facturas falsas con un fraude cercano a 15 millones de euros, que se ha saldado hasta el momento con 29 detenidos, adelantó hoy el director general de la AEAT, Salvador Ruiz Gallud.

En esta operación, que sigue abierta, fueron detenidas esta mañana 29 personas, relacionadas con el sector inmobiliario, en Sevilla y en las localidades de Dos Hermanas, Camas, Utrera y Olivares, que defraudaron 15 millones de euros entre 1999 y 2002. Asimismo, se intervinieron cinco fincas y cerca de 30 vehículos.

La investigación fue realizada por funcionarios de Inspección y Aduanas de la Agencia Tributaria en Andalucía durante más de seis meses, y permitió descubrir un fraude fiscal de 5 millones de euros en IVA y 10 millones en Impuesto sobre Sociedades, por lo que se han incoado expediente por delito fiscal, falsedad en documento mercantil y alzamientos de bienes.

El fraude fiscal descubierto se realizó a través de facturas falsas, mediante las que se reducen de forma ficticia las cuotas a pagar por el IVA, a la vez que se incrementan los gastos a deducir por las empresas receptoras de las facturas y, en consecuencia, minoran falsamente el beneficio a declarar en el Impuesto sobre Sociedades.

Los titulares de las empresas preparadas para defraudar mediante facturas falsas estaban relacionadas con el sector inmobiliario y de la construcción y tenían, en muchos de los casos, relaciones personales y familiares entre ellos.

La trama estaba compuesta, en un primer nivel, por un grupo de empresarios individuales sujetos al régimen de estimación objetiva en IRPF y al régimen simplificado en IVA. Las investigaciones del departamento de Inspección de la Agencia Tributaria descubrieron divergencias entre la capacidad real de facturación de estas empresas y las facturas emitidas, ya que la infraestructura técnica, empresarial y laboral de estas empresas no permitía prestar los servicios u obras facturados.

En segundo lugar había un conjunto de sociedades de dudosa solvencia, administradas por personas interpuestas, y cuya actividad era sólo aparente. Estas empresas recibían las facturas anteriormente descritas, y emitían otras nuevas. La interposición de estas empresas en el circuito obedecía al objetivo de dificultar las investigaciones.