UE

El Ecofin aboga por una rápida puesta en marcha del plan de crecimiento europeo

El Ecofin, reunido hoy en Luxemburgo, ha analizado diversos documentos presentados por el Consejo, la Comisión Europea y el Comité Económico y Financiero, sobre el plan de inversiones públicas y privadas en proyectos de Redes de Transportes y en Investigación, Desarrollo e Innovación para apoyar el crecimiento.

Según el presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Phillipe Maystadt, valoraron de igual forma los relativos a infraestructuras y a investigación, e instaron a una identificación de aquéllos de "arranque rápido", puesto que existen recursos disponibles y se pueden realizar "en un periodo razonable de tiempo". Maystadt hizo hincapié, no obstante, en que esta acción no tendrá tanto un "impacto inmediato sobre la coyuntura económica.

Todos ellos son fundamentales para dar cumplimiento a la llamada estrategia de Lisboa, que pretende hacer de la UE la economía más dinámica del mundo, y volverán a ser analizados por el Consejo Europeo, que se celebrará el 16 y 17 de octubre en Bruselas.

Obstáculos

El Ecofin ha estudiado hoy cómo asociar la financiación del sector privado a la Acción para el Crecimiento. Maystadt avanzó que el BEI está "preparado para contribuir" a esta integración con el uso de una facilidad financiera que comportan riesgos.

Por su parte, la Comisión Europea propone un nuevo esquema de garantías, que cubriría a corto plazo algunos riesgos asociados a ciertos proyectos, y al que se destinaría un montante del presupuesto. Otra iniciativa de Bruselas plantea que los proyectos dispongan de hasta un 30% de las subvenciones.

Déficit francés

El titular de Economía español, Rodrigo Rato, ha asegurado hoy que el país que representa y el conjunto de la zona euro valoran "los importantes esfuerzos" realizados por Francia para contener el gasto público y realizar reformas estructurales.

En junio pasado, el Ecofín pidió a París que rebajase su déficit público hasta los niveles permitidos (el 3%) en 2004, pero el proyecto de presupuesto francés incumple ese requisito.

Los esfuerzos y reformas estructurales esgrimidos por las autoridades galas podrían disuadir a la Comisión Europea en su amenaza de sanciones. Por lo pronto, el comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Pedro Solbes, admitió ayer que el "contexto económico de hoy es diferente al del mes de junio".

El incumplimiento por parte de los gobiernos francés y alemán del déficit permitido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento alimenta la agenda económica prácticamente a diario. Hoy, Handesblatt publica que el déficit de los gobiernos regionales y locales alemanes ascenderán a 30.000 y 10.000 millones, respectivamente. Asimismo, sostiene que la Seguridad Social tendrá un déficit de casi 10.000 millones y que el del sector público ascenderá, por lo tanto, a una cifra cercana a los 90.000 millones, por encima de los ya excesivos 74.300 -o 3,5% del PIB- de 2002.