Recuperación

Argentina propone reducir un 75% la deuda con acreedores privados

Argentina ha propuesto hoy a los acreedores privados una pérdida de valor de sus bonos del 75%, los cuales dejó de pagar en diciembre de 2001, en una reunión en Dubai donde presentó un plan para la reestructuración de sus obligaciones con ellos. El ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna, ha señalado que este porcentaje, el 75%, "no admitirá modificaciones" ya que es "el punto focal sobre lo que se construye el resto".

Según la propuesta, los prestamistas podrán escoger entre tres bonos: de descuento, con una reducción del valor nominal, bonos "par", con mayores plazos de vencimiento y sin reducción o con una pequeña reducción de su valor nominal, y bonos "C", que requieren una aportación adicional de fondos.

La propuesta establece además que Argentina no pagará los intereses atrasados desde diciembre de 2001, cuando declaró la suspensión de pagos, hasta la fecha en que firme el acuerdo con los prestamistas. "Todos los acreedores van a ser tratados de manera equitativa", ha destacado Lavagna. "Nadie debe pagar ningún tipo de comisiones para un tratamiento equitativo", ha añadido. Argentina basó sus cálculos en un superávit primario del 3% para 2005 y 2006, aunque hizo la salvedad de que esta meta sugerida debe ser "compatible con los objetivos de crecimiento sostenible, creación de empleo y reducción de la pobreza".

Buenos Aires ya se comprometió a alcanzar en 2004 un 3% de superávit primario -antes del pago de la deuda-, según lo estipula el acuerdo que ha firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que dejó en abierto las metas para 2005 y 2006 pendientes del acuerdo de reestructuración de la deuda privada. Argentina también propuso consolidar los bonos en cuatro monedas -el dólar, el euro, el yen y los pesos indexados-, y en cuatro legislaciones -Nueva York, Reino Unido, Japón y Argentina-. "Es la reestructuración más compleja de la historia", remarcó el secretario de Finanzas de Argentina, Guillermo Nielsen, ante los representantes de los propietarios de bonos soberanos argentinos.

Nielsen afirmó que el programa de reestructuración afectará a un 53% de la deuda total de Argentina. Asimismo destacó que otro 27% es deuda emitida para salir de la crisis que Buenos Aires está amortizando y que no será reestructurada. Lavagna reconoció que es probable que la propuesta argentina "no cubra todas las expectativas, pero la realidad está por encima de nuestras voluntades" y señaló que la solución a la que se llegue debe ser "realista, cumplible y definitiva".