Franquicias

El sector supera las expectativas y se revisan al alza sus previsiones anuales

Las conclusiones del informe presentado ayer por la consultora de franquicias Tormo y Asociados sobre el sector en el primer semestre del año señalan que las franquicias se consolidan pese a la escasez de locales o la coyuntura económica ralentizada. La proyección hasta diciembre señala un crecimiento de facturación del 15% respecto al año anterior, hasta 16.150 millones de euros, y una inversión para todo el año de 300 millones, un 6,3% más que en el año anterior.

Del informe, en el que está representada una masa crítica del 85% de las franquicias del mercado español, Eduardo Tormo, director general de la consultora, destacó que 'de las más de 2.000 aperturas realizadas en el primer semestre, el 38% han sido realizadas por las propias centrales de franquicia'. Esto implica, para Tormo, 'una creciente confianza de las marcas en sus conceptos, lo que les motiva a realizar inversiones en sus unidades de negocio'. Si el ritmo de aperturas del primer semestre del ejercicio se consolida en los últimos meses del año, el número de nuevos establecimientos que surjan en 2003 se situará en torno a los 3.800-4.000, es decir, un repunte del 8% respecto al año pasado.

En lo referente a las contrataciones, el sector ha creado 6.800 puestos de trabajo hasta ahora, y al final del ejercicio la cifra se situará, según el informe, entorno a los 13.000 empleos, un 6,2% más que en 2002, según la consultora.

Por sectores, destaca la evolución de los servicios, que en lo que llevamos de ejercicio ha obtenido un crecimiento de casi el 7% en número de establecimientos, y del 22% en facturación respecto a los datos del año anterior. En concreto, el auge de subsectores como la mensajería y las agencias inmobiliarias y la aparición de novedades como servicios domésticos o energías renovables suponen un impulso para esta área.

El retail (venta al por menor), pese a experimentar avances en sus índices, mantiene niveles similares al ejercicio anterior, y se trata del sector que se ha visto más afectado por la desaceleración del consumo, según la consultora. La hostelería no registra crecimientos significativos y mantiene por ahora su posición.

Mango, una excepción

Entre las conclusiones que se derivan del informe de Tormo destaca el repliegue de posiciones de la franquicia española respecto al mercado internacional. 'Es un proceso iniciado hace ya más de tres años, que tiene como consecuencia que la franquicia nacional se centra en nuestro mercado', asegura Miguel Ángel Oroquieta, director de nuevos proyectos de la consultora. En concreto, las franquicias españolas suponen un 89% del mercado, y elevan la competencia para empresas extranjeras. 'Franquicias como Subway o Dominos no han conseguido penetrar en el mercado' por la fuerte resistencia de las cadenas nacionales.

'Las empresas que ya estaban fuera han mantenido su estrategia, pero no hay nuevas que se hayan lanzado a la aventura internacional', dice Oroquieta. Entre las excepciones se encuentra la cadena textil catalana Mango, que el pasado lunes inauguró su segunda tienda en Croacia. Mango cuenta en la actualidad con 661 tiendas en 71 países del mundo y facturó el ejercicio pasado 950 millones de euros.