EE UU

La productividad de EE UU crece un 6,8% entre abril y junio ante el aumento del paro

La productividad del trabajo en Estados Unidos se incrementó un 6,8% en el segundo trimestre, al tiempo que la demanda de bienes industriales creció un 1,6% en julio, desatando así expectativas favorables sobre un relanzamiento de la mayor economía del mundo.

Sin embargo, la buena nueva se vio eclipsada en los mercados internacionales después de que el Departamento de Trabajo informara sobre un incremento de las solicitudes de subsidios de paro, que en la última semana aumentaron en 15.000, elevando el total a 413.000.

La productividad mide cuánto produce un trabajador por hora y su aumento provoca que las empresas obtengan cada vez más productos con menos asalariados, por lo que las cifras de incremento del paro conocidas ayer no deberían significar una sorpresa. Menos aún cuando el proceso de despidos y pérdidas de puestos de trabajo se mantiene en alza. En julio, la tasa de desempleo llegó al 6,2%.

Pero desde el punto de vista empresarial las ganancias de productividad son cruciales, pues permiten una gran mejora de la competitividad de las compañías. Pero en las condiciones de la coyuntura económica estadounidense existe la preocupación de que una reactivación se produzca sin un aumento del empleo. De hecho, en el segundo trimestre las empresas produjeron más con menos empleados y esto llevó a una disminución de las horas trabajadas. Las horas de trabajo disminuyeron a una tasa del 2,3% entre abril y junio.

La otra novedad de importancia que se conoció ayer fue que crecieron por tercer mes consecutivo los pedidos a las fábricas de Estados Unidos. El aumento del 1,6% en julio duplica el 0,8% esperado por los analistas y sigue al incremento del 1,9% registrado en junio.

La mayor parte del aumento se originó en los pedidos de automóviles, computadoras y maquinarias, y es la primera vez desde 1994 en que hay una subida de tres meses consecutivos en este importante indicador de la economía de EE UU.