ANÁLISIS

Red Eléctrica, sobreponderar

estrategico

Precio: 11,25 euros (01/09/03)

REE presentó unos resultados positivos, en los que destaca una vez más el buen comportamiento de su negocio tradicional que se ha visto impulsado durante el periodo considerado por las últimas adquisiciones efectuadas, el incremento de las tarifas y la entrada en consolidación de su filial boliviana TDE. En contraposición, telecomunicaciones sigue penalizando las cuentas de la compañía con aportaciones negativas tanto a nivel de EBITDA como de beneficio neto, si bien se aprecia una evolución de menos a más a lo largo del ejercicio.

La eléctrica constituye una oportunidad de inversión interesante. Su carácter de empresa con actividades reguladas configura a la compañía como de bajo riesgo, mientras que las inversiones en infraestructuras necesarias hasta 2006 garantizan una rentabilidad razonable para los próximos años. Recientemente, en marzo de 2003, el regulador decidió mejorar los parámetros de retribución del negocio de transporte hasta 2006, lo que beneficia a REE que, tras la compra de las redes de Iberdrola, Unión Fenosa y Endesa, aglutina la práctica totalidad de los activos de transporte del sistema eléctrico español.

En sentido contrario, juega en contra de la compañía su apalancamiento elevado derivado de la adquisición de los activos de transporte de Endesa y Unión Fenosa. (rating AA- Standard & Poor; A2 Moody´s).

Recomendamos SOBREPONDERAR el valor, con precio objetivo 12,3 euros.

financiero

El pasado noviembre REE realizó una revisión de su plan estratégico, que incide especialmente en los siguientes aspectos:

1)Proceso inversor: REE prevé invertir en los próximos años alrededor de 1.000 millones de euros en la ampliación y el refuerzo de la red de transporte española y boliviana y en el despliegue de una red de fibra óptica inteligente dentro del negocio de telecomunicaciones.

2)Telecomunicaciones: REE ha decidido disminuir su plan de inversiones de 400 a 150 millones de euros. Se espera que esta filial alcance punto muerto en EBITDA entre 2004 y 2005, y a nivel de beneficio neto a partir de 2006.

3)Perfil internacional: las inversiones realizadas hasta la fecha se concentran en Perú y Bolivia. A pesar de la crisis en Latinoamérica, la compañía no descarta seguir creciendo a nivel internacional, aunque las alternativas que se estarían actualmente estudiando son de pequeño tamaño y con un planteamiento más selectivo.

4)Revisión objetivo de crecimiento BPA 2002-2006: intentará incrementar el BPA entre un 13% y un 15% hasta 2006, lo que permitirá seguir con un crecimiento continuado de la retribución al accionista.

Resultados de primer semestre de 2003

REE ganó 54,1 millones de euros en el primer semestre, un 15% más que el mismo periodo del año anterior, gracias a las nuevas redes de transporte adquiridas, el incremento de las tarifas por parte del Gobierno y la consolidación del negocio boliviano.

La cifra de negocio ajustada (neta de compras de energía) se ha situado en 336,8 millones de euros, con un aumento del 64,4% respecto al mismo periodo del año anterior. Este significativo crecimiento se deriva del incremento de los ingresos por transporte, gran parte vinculados con los activos adquiridos a Endesa y Unión Fenosa, (+40%), la entrada en consolidación de la boliviana TDE, el aumento de la retribución al transporte y los ingresos derivados de los trabajos de ingeniería y construcción efectuados para terceros.

Las nuevas redes y los conceptos arriba mencionados también han provocado que casi se dupliquen los gastos consolidados operativos, que pasan de 77,8 millones en el primer semestre de 2002 a 134,2 millones en 2003. Hay que resaltar que los de personal suponen un aumento del 10,6%, habiéndose incrementado la plantilla media un 14,5%, principalmente por la incorporación de 107 personas de TDE.

No obstante, el EBITDA ha experimentado un crecimiento del 59% Vs. 1S02, destacando la contribución del negocio nacional gracias a las últimas adquisiciones. Mientras, TDE aporta 7 millones al resultado bruto de explotación y el negocio de telecomunicaciones sigue lastrando al grupo con un EBITDA negativo de 9,5 millones de euros, si bien las cifras de éste han mejorado intertrimestralmente como consecuencia de la mejora en ventas y el control de costes.

El menor crecimiento del EBIT (+51,9%) en comparación con el EBITDA (+59%) es debido a las mayores amortizaciones ocasionadas por la entrada en servicio tanto de instalaciones eléctricas como de telecomunicaciones y la integración de TDE. Finalmente, el fuerte aumento de los gastos financieros (-30,1 Vs. ­7,8 millones de euros en 1S02) se deriva de un mayor apalancamiento financiero, consecuencia de la adquisición de los activos de transporte de Endesa y Unión Fenosa. La deuda neta se sitúa en 2.153 millones de euros (2.265M 1T03), lo que supone un incremento de 606 millones respecto al cierre del ejercicio pasado. El 7 de julio REE suscribió un préstamo de 700 millones de euros para la refinanciación parcial del crédito puente formalizado para la adquisición de los activos de ELE y UNF.

Las inversiones consolidadas realizadas durante el primer semestre ascienden a 603,2 millones de euros. REE ha destinando la mayor parte del esfuerzo inversor a la adquisición de las redes de transporte de Unión Fenosa y Endesa (535 millones) y a la ampliación y mejora de la red del distribución (59,9 millones). Al hilo con las líneas descritas en su plan estratégico, Albura, filial de telecomunicaciones, sigue reduciendo su peso a la cifra global, con un desembolso de 8,3 millones de euros frente a los 26,7 de 1S02.