Coyuntura

La depreciación del euro favorece las perspectivas de la industria europea

El índice de gestión de compras de la industria (PMI) para la eurozona subió en agosto hasta su nivel más alto de los últimos seis meses, 49,1, lo que supone la segunda subida mensual consecutiva de este indicador. El índice, elaborado por NTC Research para Reuters, sitúa en 50 el límite entre el crecimiento y la contracción en el sector y se realiza gracias a la información proporcionada por 3.000 industriales de la eurozona sobre los recientes cambios en la actividad.

El desglose del índice recoge una estabilización de la actividad industrial, después de cuatro meses consecutivos de caída, y un fuerte aumento de los pedidos en agosto, que alcanzaron el nivel de 50,1. La mejora de la industria aún no se refleja en el empleo, dado que el sector siguió destruyendo empleo el mes pasado.

Este cambio de perspectivas ha sido posible, a juicio de analistas y empresarios, por la depreciación del euro en los últimos meses desde el máximo del 1,1933 alcanzado el pasado 27 de mayo.

'Un euro más débil es decisivo para la recuperación' europea, aseguraban ayer en una nota los economistas de Morgan Stanley Stephen Jen y Eric Chaney. Ambos calculan que la fortaleza de la divisa restó al PIB de la eurozona un 0,6% y un 0,4% en el primer y el segundo trimestre, respectivamente.

'Podemos vivir mejor con un euro en torno a 1,1 dólares', aseveraba el economista de DaimlerChrysler, Jürgen Müller. La divisa europea cotizaba ayer a 1,098 dólares, lo que supone un descenso del 7,5% respecto a los máximos de mayo.

Los datos conocidos ayer fundamentan la mejora de las expectativas empresariales en la UE, especialmente en Alemania.

El BCE y la cotización

Pese al alborozo de la industria, la autoridad monetaria europea no está satisfecha con la reciente evolución de la divisa. El miembro del consejo del Banco Central Europeo (BCE) Ernst Welteke calificó ayer de 'exagerada' la última depreciación de la divisa. 'Por experiencia sabemos que los mercados de tipos de cambio suelen exagerar. Creo que en este caso la actual cotización del euro estamos hablando de ese tipo de reacción exagerada', declaró al término de una reunión con el banquero central ruso, Serguei Ignatyev.

Los analistas apuntan que el repunte que ha experimentado el dólar frente al euro se frenará en los próximos meses, porque la subida refleja en parte perspectivas demasiado optimistas para el crecimiento de EE UU.

Pero la recuperada debilidad del euro no ha sido el único factor que ha propiciado la mejora de la industria. Las economías de EE UU y, en menor medida, de Japón han experimentado una fuerte recuperación en el segundo trimestre y lo que va del tercero que ha animado las exportaciones europeas.

'Estamos al final de la desaceleración y hemos tocado suelo', aseguraba el presidente de la patronal francesa Medef, Ernst-Antoine Seilliere. 'El repunte de la economía de EE UU se confirma y Japón, que ha sido un lío en la última década, muestra señales de recuperación', apuntó.

A juicio de los expertos, con ello Europa puede haber dejado atrás lo peor de la crisis, salvo Italia, pero la eurozona aún va muy por detrás de las principales economías mundiales.

'Vamos muy despacio en la dirección correcta, de la nada a algo', concluía el economista del CSFB para la zona euro, Julian Callow.

España, fuerte subida, pero aún en crisis

El índice de gestores de compra de la industria (PMI) para España registró una fuerte subida en agosto, al pasar de 48,4 puntos a 49,3, lo que supone el nivel más alto de los últimos 10 meses.Aun así, el índice se mantuvo por debajo del nivel de 50 que marca la diferencia entre el crecimiento y la recesión, según los datos publicados ayer por NTC Research. Asimismo, el informe refleja que las condiciones empresariales se han deteriorado por undécimo mes consecutivo en agosto.'Pero el ritmo de caída se ha ralentizado por segundo mes consecutivo a su nivel más bajo desde octubre de 2002. Eso refleja en parte una ligera recuperación en la confianza de los consumidores', apuntó el grupo en una nota.La producción en agosto subió por sexto mes consecutivo, pero permaneció en niveles muy bajos, 50,9 puntos. Las empresas explican que la producción ha crecido para hacer frente a los contratos existentes y no como resultado de un aumento en el volumen de pedidos.Hoy se conocerán los datos oficiales sobre la evolución del PIB en el segundo trimestre. Los economistas consultados por Reuters apuntaban un crecimiento del 2,2%, algo más de lo calculado por el Banco de España.

El deterioro del sector se frena en agosto

La producción industrial en Francia registró una considerable subida en agosto, lo que permitió una mejora de la actividad del sector.Pese a ello, la industria sigue en números rojos, aunque menos que en meses anteriores, lo que deja margen al optimismo. 'Si la tendencia actual se mantiene, la industria puede registrar un crecimiento positivo en septiembre', aseguraba el economista de NTC Research Chris Williamson. La economía francesa registró una contracción del PIB entre abril y junio.

Cada día más cerca de la recuperación

La industria alemana sigue sumida en zona de descenso de la actividad, pero mejoró su posición por tercer mes consecutivo en agosto.Los expertos que elaboran el índice PMI, basado en datos reales del sector y no en sentimientos empresariales, consideran que 'la recesión en Alemania ha podido terminar en este tercer trimestre'.Su análisis se basa en la mejora de los nuevos pedidos, lo que refleja una recuperación de la demanda tanto a nivel doméstico como de los mercados exportadores.

Nuevo foco de preocupación ante su imparable caída

La industria italiana volvió a contraerse en agosto y al mayor ritmo desde final de 2001, lo que ha provocado la alarma entre los analistas. En agosto, 'Italia ha ido de mal a peor', aseguró el jefe del informe PMI, Chris Williamson. 'Italia es más que un foco de preocupación, es un país a vigilar', apuntaló.La tercera economía de la eurozona entró en recesión en el segundo trimestre de este año y, a diferencia de Alemania que también está en recesión, los indicadores se han deteriorado aún más desde entonces.

Más información

Archivado En