_
_
_
_
Nueva Economía

La Bolsa de Nueva York paga 140 millones de dólares a su presidente

La Bolsa de Nueva York anunció ayer que ha pagado 140 millones de dólares (128,4 millones de euros) al presidente y consejero delegado del parqué, Richard Grasso, en concepto de pagos diferidos, beneficios destinados a la jubilación y otros incentivos, tras 35 años en la institución. Asimismo extendió el contrato de Grasso dos años, hasta 2007.

Es la primera vez que la Bolsa de Nueva York hace público el salario de uno de sus principales ejecutivos. La medida es consecuencia del escrutinio público al que se ha visto sometido el parqué después de la polémica que surgió por el desmedido sueldo de Grasso el pasado ejercicio, 10 millones de dólares, y posteriormente el caso de los especialistas, donde se investiga si los encargados de casar las órdenes de compra y venta de la Bolsa neoyorquina han cumplido su obligación de mantenerse al margen de las operaciones.

Grasso ha trabajado en la Bolsa de Nueva York durante los últimos 36 años y en 1995 se le nombró presidente del parqué. El nuevo contrato le permitirá mantener su puesto durante dos años más a partir de 2005, cuando expire su contrato anterior firmado en 1999, según explicó el parqué en un comunicado. En compensación, Grasso recibirá un salario base de 1,4 millones de dólares como el anterior, al que sumará un incentivo anual, otro millón de dólares como mínimo.

La Bolsa de Nueva York también explicó que Grasso, de 57 años, recibió 140 millones de dólares en compensaciones, de los cuales 40 millones de dólares derivaron de pagos acumulados en una cuenta de ahorro, 51,6 millones por beneficios de jubilación acumulados y otros 47,9 millones por otro tipo de incentivos.

'En este momento, creo que es recomendable que para facilitar la planificación financiera de mi patrimonio cobre las compensaciones acumuladas, los ahorros y beneficios de jubilación, todos sujetos a impuestos para abonarlos ahora', explicó Grasso en un comunicado.

La Bolsa de Nueva York accedió a hacer público el salario de sus altos ejecutivos hace dos meses, después de las críticas que llegaron del regulador de los mercados (SEC en inglés) por la falta de transparencia del parqué por no acatar las normas que impone a las empresas cotizadas.

Dobla beneficios

La Bolsa de Nueva York registró un beneficio en el segundo trimestre de 11,6 millones de dólares, el doble de los 5,6 millones obtenidos en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos aumentaron hasta 271,5 millones desde los 271,4 de marzo a junio de 2002. Este resultado contrasta con el de Nasdaq, que perdió 51,5 millones.

En la Bolsa de Nueva York se negocia una media diaria de 1.400 millones de acciones de 2.800 empresas.

Una posición complicada por varios escándalos

La renovación de Grasso se produce en un momento delicado para la Bolsa de Nueva York, en la que se ha cuestionado la transparencia del organismo.Hace unas semanas el escándalo de los especialistas se cobró la primera víctima. Robert Murphy, hasta entonces vicepresidente del parqué y jefe de intermediación de La Branche, dimitió al negarse a la petición de la Bolsa de presentar una serie de correos electrónicos a dicha investigación. La Bolsa de Nueva York sospecha que los especialistas, encargados de casar las órdenes de compra y venta, se han aprovechado de la información que poseen para beneficio propio cuando lo tienen prohibido.Poco antes, el alto salario de Richard Grasso, 10 millones de dólares en 2002, provocó la indignación de parte del mercado, al igual que las trabas impuestas a las empresas que quieren dejar este parqué.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_