Normativa

El Gobierno congelará las tarifas telefónicas en 2004

El Gobierno ha decidido congelar los precios de referencia de telefonía en términos nominales para 2004, según ha anunciado hoy el ministro de Economía Rodrigo Rato, que destacó que la liberalización progresiva del sector ha permitido transferir a los ciudadanos 34.000 millones de euros desde 1998.

Rato, que ha mantenido hoy un encuentro con la junta directiva del PP de Gijón, ha anunciado que la próxima semana el Gobierno decretará una subida cero para las tarifas de referencia de telefonía, y que las de la luz lo harán por debajo de lo fijado por el Banco Central Europeo. Ha agregado que sólo entre 1998 y 2002 las compañías telefónicas han transferido a los ciudadanos 34.000 millones de euros, el equivalente al 5% del PIB de 2002 gracias a la reducción de tarifas. ¢Hablamos de mil euros de ahorro por familia y de 3.800 euros por empresa¢, ha señalado el ministro.

Liberalización del sector

Rato también anunció la liberalización del sector de las telecomunicaciones en 2005 "excepto en una serie de cosas como la telefonía básica", pero no dio más detalles al respecto.

En España, después de la apertura a la competencia del sector de las telecomunicaciones en 1998, el Gobierno siguió fijando las tarifas de la telefonía fija y las tarifas de interconexión para garantizar ciertos márgenes a los rivales de Telefónica.

El esquema tarifario en vigor, conocido con el nombre de "price cap" (precios máximos) contempló para 2003 y 2004 sendos recortes medios del 2% de las tarifas de telefonía fija de Telefónica.

Este esquema, aprobado inicialmente en 2000, se modificó en septiembre de 2002, después de que los reguladores llegaran a la conclusión de que las fuertes rebajas de los primeros años habían estrechado excesivamente los márgenes de los competidores de Telefónica, cimentando la cuota de mercado del operador dominante en un nivel superior al 80% en el mercado de la telefonía fija.

Liberalización "precipitada"

Por otra parte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha considerado que la liberalización de las tarifas es "precipitada" y perjudicará a los consumidores, dado que en el sector residencial todavía no existe un nivel de competencia "satisfactorio". Según fuentes de la organización "en las tarifas residenciales es precipitado hablar de una liberalización total" porque "no hay un nivel de competencia satisfactorio", y advirtieron de que "esa liberalización hay que sopesarla mucho, porque puede tener consecuencias negativas para los consumidores".