æscaron;ltima

Las mujeres tienen la llave del euro en Suecia

El 14 de septiembre es una fecha clave para la UE. Suecia somete a reférendum la adhesión al euro. Las encuestas dan ganador al 'no' y el Gobierno, partidario del 'sí', ha decidido volcarse en el voto femenino

El nej (no en sueco) se impone de momento en las encuestas realizadas en Suecia de cara a la celebración, el 14 de septiembre, del referéndum que decidirá el ingreso, o no, de Suecia en la moneda única europea.

Según una encuesta realizada este mes por el Bank A/S el 53% de los votantes rechazará el euro. El Gobierno del país, partidario del ja (sí en sueco), ha decidido volcarse en el voto femenino para dar la vuelta a los sondeos.

Pero Goeran Persson, primer ministro sueco, tiene una difícil tarea por delante. Menos de una tercera parte de los 3,5 millones de mujeres de Suecia votarán a favor de la unión monetaria, según los estudios. El temor a que la adopción del euro perjudique el envidiado sistema de bienestar social sueco inclina los sondeos hacia el no. 'Convencer a las mujeres' afirma Leif Oestling, presidente de Scania, cuarto fabricante europeo de vehículos pesados, 'es el mayor reto para Persson'.

Las compañeras de partido de Persson hacen lo que pueden por ayudar a su líder. Ann-Cristin Nykvist, ministra de Agricultura y candidata a sustituir a Persson al frente del Ejecutivo, ha declarado en diversas ruedas de prensa que el euro bajará el precio de los alimentos. Margot Wallstroem, comisaria europea de Medio Ambiente, ha tomado también parte en la campaña a favor de la moneda europea.

Persson persigue con especial interés el apoyo de Wanja Lundby-Wedin, líder de la confederación de sindicatos de trabajadores obreros, con 2,1 millones de miembros y que hasta ahora ha optado por mantener una posición neutral en lo referido a la Unión Europea. En el referéndum de 1994 sobre la adhesión a la UE el sindicato también se mantuvo neutral. En aquella ocasión el 52% de las mujeres votaron en contra de la adhesión, frente a un 40% de los hombres.

'El euro se considera un tema económico y los estudios muestran que los hombres tienden a interesarse más por este tipo de cuestiones', considera Markus Uvell, responsable de la empresa de encuestas Demoskop AB. Según un estudio de la Universidad de Gotemburgo la población masculina suele preocuparse más por el efecto sobre el empleo y la economía mientras que las mujeres se centran más en los aspectos políticos y en el sistema de bienestar social.

A pesar de que las encuestas todavía dan por ganador al nej, la estrategia del primer ministro sueco está dando resultados. Un 30% de las mujeres encuestadas en julio tenían previsto votar a favor del euro, frente al 25% registrado el mes anterior.