OMC

Líderes de grandes multinacionales piden un recorte de aranceles agrarios

Los dirigentes de algunas de las más importantes empresas multinacionales exigieron ayer a los países más desarrollados que lleguen a un acuerdo para liberalizar más el comercio mundial. Entre otras medidas, piden la eliminación de los subsidios que distorsionan el comercio agrícola en detrimento de los países en desarrollo y una reducción de sus aranceles de, al menos, el 50%.

El llamado Consejo Empresarial Internacional, que agrupa a las empresas más importantes del mundo, hizo ayer el llamamiento en Ginebra, sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC), como anticipo de la reunión de Cancún.

En esta ciudad mexicana los 146 miembros de la OMC celebrarán un encuentro ministerial entre el 10 y el 14 de septiembre en el que se debatirá la marcha de la Ronda de Doha y en el que se debería llegar a compromisos para liberalizar el comercio mundial.

Entre otros directivos, suscribieron el documento Niall Fitzgerald, copresidente de Unilever; Henry McKinnell, de Pfizer; Peter Brabeck, de Nestlé, y Josef Ackermann, del Deutsche Bank.

En su escrito reclaman que la reducción de los aranceles sea más drástica en los casos en los que las tasas son mayores.

El acceso a medicamentos

Otro de los temas que consideran prioritario es el de los medicamentos. La OMC se ha comprometido a facilitar el acceso a los fármacos de los países en desarrollo, que por los altos costes no pueden conseguirlos. Sin embargo, por culpa de Estados Unidos, único país que rechazó un acuerdo apoyado por los otros miembros a finales del año pasado, aún no hay compromisos cerrados.

'Si no hay un acuerdo sobre acceso a los medicamentos o sobre agricultura, es altamente improbable que lo haya sobre los otros temas', advirtió ayer el copresidente de Unilever al presentar el documento.

Las empresas farmacéuticas como Pfizer tienen muchos intereses en ello, por lo que se especificó que el acuerdo sobre medicamentos esenciales no ponga en peligro 'los incentivos' del actual sistema de patentes farmacéuticas.

La agricultura y el acceso a los fármacos son los temas más espinosos y todos los negociadores coinciden en que sin un acuerdo en estos dos asuntos no habrá ronda.

Sobre agricultura, EE UU y la UE presentaron una propuesta de liberalización que los países en desarrollo rechazaron por considerar que dañaba sus intereses, para más tarde presentar una propuesta propia.

El Consejo Empresarial Internacional pide, además, que no se aborde la reunión de Cancún con demasiada ambición, para lo que instan a que no se lleven a la reunión las negociaciones que no estén avanzadas, como las relativas a las inversiones, en las que Japón y la UE estaban muy interesados.