Recuperación

Las §telecos§ vuelven a conectar con el mercado

Pese a que los expertos vaticinan una evolución nula de los ingresos en telefonía fija por el uso de Internet y los móviles, y el estado de madurez y escaso potencial de crecimiento de la telefonía móvil, las operadoras vuelven a disfrutar de la atención de los inversores. El fracaso de las inversiones en tecnología UMTS y las desorbitadas deudas fueron los principales motivos que obligaron a una reorientación del negocio de las §telecos§ europeas con drásticos ajustes que han derivado en la recuperación bursátil de gigantes como France Télécom, Deutsche Telekom y la propia Telefónica.

La operadora alemana es la favorita de los analistas gracias a su inesperada vuelta a la rentabilidad este año, tras presentar en 2002 las mayores pérdidas anuales de una empresa europea. Los títulos de Deutsche Telekom han ganado en el último año un 17,05%, y presentan una revalorización mensual, empujada por las subidas generales del mercado, del 8,7%. Su cuenta de resultados de los dos primeros trimestres ha sorprendido a los expertos y convencido al mercado. Aunque todavía arrastra una deuda de 53.000 millones de euros, ha incrementado las ventas y reducido 800 millones en costes en el primer semestre.

Los analistas señalan a Telefónica como su otra gran preferencia del sector, gracias a que es una de las compañías más baratas para invertir utilizando el multiplicador basado en su cash-flow, dado que es una gran generadora de caja, así como sus inversiones en Latinoamérica, que cada vez serán más rentables, basadas en el despegue brasileño y la lenta recuperación argentina. La operadora que preside César Alierta se ha revalorizado un 12,45% en el último año, y una vez que ha recortado deuda, el anuncio de repartir un dividendo de 0,40 euros en tres años ha empujado su cotización.

France Télécom, por su parte, ha sido en los últimos doce meses el valor que más se ha beneficiado de la recuperación de la confianza inversora en el sector, y suma una revalorización por encima del 60%, cerrando ayer a 23,51. Nada que ver, sin embargo, con los 219 euros cotizados en el clímax de la euforia tecnológica en 2000. Este año, el anuncio de una ampliación de capital récord de 15.000 millones, en las que el Estado francés sería accionista mayoritorio, con 9.000 millones, ha insuflado optimismo inversor a sus títulos.

Por el contrario, British Telecom permanece aislada en la bonanza bursátil de las telecomunicaciones, y aún no se ha recuperado de las caídas tras el pinchazo de la burbuja tecnológica. En contraposición a sus §colegas§ europeas, desde agosto del año pasado, ha retrocedido un 12,71%, y ni siquiera las alzas en la renta variable de las últimas semanas, sustentadas por la confianza en la recuperación de la economía estadounidense, han servido de trampolín a su cotización. En el último mes ha perdido un 7,09% de su valor.