Coyuntura

Alemania confirma su entrada en recesión con una contracción del PIB del 0,1%

Alemania no consigue recuperarse de su estancamiento económico y como motor de la economía europea, está arrastrando al resto de países de su entorno. Hoy se ha confirmado su entrada en recesión tras confirmar la Oficina Federal de Estadística el dato definitivo del Producto Interior Bruto (PIB) del segundo trimestre. Este indicador bajó un 0,1% en este periodo, lo cual supone el tercer trimestre consecutivo de contracción y la confirmación de su entrada en recesión.

Tras presentar estos datos, el instituto ha señalado que esta evolución negativa se debe principalmente a una bajada considerable del volumen de exportaciones. Asimismo, el informe muestra un estancamiento del consumo privado a pesar de que las grandes compañías de distribución hayan anunciado una reactivación de las ventas.

A pesar de estos datos poco esperanzadores, el Bundesbank continúa siendo optimista respecto a la recuperación de la economía alemana, aunque no en un corto plazo. Según esta entidad, el motor de Europa mostrará una ligera evolución positiva en la segunda mitad de este año, lo cual ya se refleja en los buenos datos del índice de confianza y las expectativas de producción. Sin embargo, no logrará salir del estancamiento hasta 2004.

Alemania estornuda, Europa se resfría

La persistente mala salud económica de Alemania está afectando negativamente al resto de economías europeas. El pasado 14 de agosto la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat) publicó que el PIB de la zona euro y del conjunto de la Unión Europea experimentó un crecimiento cero durante el segundo trimestre de este año. Asimismo, sus previsiones para los próximos meses no fueron muy halagüeñas. Según la Comisión Europea, se espera que el PIB del tercer trimestre se sitúe entre el 0% y el 0,4%, mientras que para el cuarto trimestre oscilaría entre 0,2 y 0,6%.

A pesar de esto, el Banco Central Europeo (BCE) apuntó en su boletín mensual de agosto, que la actividad económica de la eurozona se recuperará ¢gradualmente¢ en el segundo semestre del año y se fortalecerá en 2004, gracias a la estabilización del nivel de confianza y a la contribución de la demanda externa.

A la espera de esta recuperación que estiman las instituciones competentes, siguen surgiendo datos negativos que confirman la mala salud de la mayor parte de las economías europeas. Ayer, las autoridades francesas publicaron que el PIB de este país se contrajo un 0,3% en el segundo trimestre, como consecuencia del deterioro del gasto de los consumidores y el retroceso de las exportaciones por la fortaleza del euro. Estos inesperados datos acentúan su riesgo de recesión, debido a su alto nivel de desempleo (9,5% de la población activa) y las huelgas que los sindicatos amenazan con volver a convocar en septiembre. Asimismo, España no ha logrado librarse de este declive de las economías europeas, a pesar de ser la que muestra datos más positivos. Este mismo mes, el ministro de Economía Rodrigo Rato, anunció una rebaja en la previsión del PIB para este año, desde el 3 al 2,3%.