Nueva York

Wall Street logra neutralizar el impacto del dato de Michigan

Los dos principales índices de la bolsa neoyorquina comenzaron la segunda sesión de la semana con la normalidad con la que actuaron ayer y que les llevó a conquistar máximos anuales.

No obstante, la caída de 0,7 puntos en el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan en agosto revirtió la tendencia del Dow, que en el último tramo de la jornada logró deshacer las pérdidas (+0,17%), y cerrar en positivo con 9.428,90 puntos. HP se comportó a la inversa: tras acumular subidas de importancia, la cotización se vio afectada por la incertidumbre previa a la presentación de resultados, que el mercado viene pronosticando por encima de toda previsión. Mientras, el Nasdaq 100 se alzó de la mano de las tecnólogicas, animadas por Broadcom, hasta quedarse al borde de los los 1.300 puntos.

También en territorio estadounidense, el dato de construcción de viviendas nuevas de julio, que experimentó el mayor incremento desde 1986, puso la nota optimista hoy, en línea con lo que vienen haciendo los indicadores de coyuntura desde hace un mes. Asimismo, el Departamento de Comercio revisó los pedidos de fábrica de junio al 1,5%, desde el 1,7% anunciado el 4 de agosto. El departamento también revisó los pedidos de bienes duraderos, al 2,3% desde el 2,6% inicial.

DOW JONES 33.761,05 1,27%
NASDAQ 100 13.565,87 2,06%

Atentado en Bagdad

Por otra parte, los inversores amanecían con la noticia de la explosión de un coche bomba en el Hotel Canal de Bagdad, en Irak, donde está situado el Cuartel General de la ONU. El acto terrorista, con un camión bomba, ha segado la vida de al menos 17 personas, incluido el enviado especial de la organización en el país, el diplomático brasileño y alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Sergio Vieira de Mello.

El secretario general Kofi Annan calificó el atentado de "violencia asesina y sin provocación" y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, calificó a los responsables de "enemigos del mundo civilizado", desde su rancho de Crawford, Texas, en donde se encuentra de vacaciones.