æscaron;ltima

El fútbol europeo reduce el gasto en jugadores

Los fichajes de David Beckham, por el que el Real Madrid pagó 40,5 millones de euros al Manchester United, del brasileño Ronaldinho, adquirido por el Barcelona a cambio de 25 millones, o de Adrian Mutu, jugador por el que el Chelsea ha pagado al Parma 25,3 millones, son excepciones en un mercado europeo de fichajes en el que cada vez parecen más lejanos los años en que se pagaban cifras astronómicas por jugadores.

'Los Beckham y Ronaldinhos de este mundo valen lo que cuestan porque son únicos', considera Dan Jones, filial de la asesoría de deportes de Deloitte & Touche. Según la consultora, el gasto en nuevos jugadores de los 20 equipos de la Liga Premier inglesa, que este fin de semana han iniciado la temporada, se ha reducido a la mitad.

En España, el número de jugadores contratados por los 20 equipos de Primera División para la temporada que arranca el 31 de este mes es un 40% inferior al registrado el año pasado.

Los gastos en salarios en los 18 mayores equipos de Italia bajarán esta temporada a los 608 millones de euros, frente a los 710 de la pasada y lejos de los 1.000 millones gastados en la de 2001-2002, según la Gazzetta dello Sport.

'Muchos equipos están empezando a darse cuenta de la magnitud de problemas que afrontan si no cambian', dice Rodolfo Hecht, presidente de Media Partners, una firma milanesa de medios que trató en 1998 de crear un campeonato paralelo para los principales conjuntos europeos. 'Ha habido un cierto retorno a la realidad', señala.

'La situación financiera que vive el fútbol no permite los contratos que solíamos tener', explicó el presidente ejecutivo del Milan, Adriano Galliani, en la presentación del equipo italiano. El club ha firmado contratos en blanco con jugadores, lo que supone que 'lo que ganarán se basará en los resultados que el equipo logre y en cuál es la situación financiera', comentó Galliani.

Apenas una docena de equipos europeos, entre ellos el Manchester United, el Real Madrid, el Bayern de Munich o la Juventus, reciben el grueso de lo que pagan las televisiones al mundo del fútbol.

El delantero Patrick Kluivert ha aceptado quedarse en el Barcelona a pesar de que el club catalán no ejecutará la cláusula por la que debería pasar a cobrar 12 millones anuales brutos, en lugar de los algo más de siete millones que cobra ahora. Jugadores como Christian Vieri y Álvaro Recoba, del Inter de Milán, han aceptado recortes del 30% en sus salarios. El año pasado Vieri decía estar dispuesto a bajarse el sueldo entre el 5% y el 10%.