Gráficas

La Generalitat deniega el expediente de regulación de Printer

La Generalitat de Cataluña denegó ayer el expediente de regulación de empleo que la dirección de Printer, filial del grupo alemán Bertelsmann, presentó para despedir a la mitad de sus 490 trabajadores, según adelantaron fuentes del comité de empresa. Los argumentos de la Generalitat se conocerán hoy, aunque desde el sindicato Comisiones Obreras apuntan que la Generalitat discrepa de la compensación que Printer ofrece para los trabajadores afectados por la reducción de personal en su fábrica de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona).

La dirección de la empresa, por su parte, aseguró no haber recibido todavía una respuesta oficial del Gobierno catalán sobre el expediente de regulación de empleo. Al margen del ajuste de plantilla, Printer también estimaba un recorte del 44% en los sueldos de los trabajadores de taller y de un 25% de los de administración.

Antonio Álvarez, presidente del comité de empresa de Printer, se mostró confiado en que la dirección de la filial de Bertelsmann decida reanudar las negociaciones tras la resolución de la Generalitat. La compañía ha asegurado que cerrará el año con unas pérdidas de cinco millones de euros, después de que en el primer semestre los números rojos se situasen en casi tres millones de euros.

El representante sindical indicó que la plantilla ya aceptó el pasado año una reducción del 15% de sus salarios, 'que se encuentran por encima de la media del sector', según reconoció Álvarez.