Informe

Los ejecutivos españoles cobran la indemnización por despido más alta de la UE

España es el país de la Unión Europea donde el despido de un ejecutivo tiene un coste más elevado, según un estudio elaborado por la consultora de recursos humanos Mercer HR Consulting, que señala que la indemnización que percibe un ejecutivo español con diez años de antigüedad es cinco veces más alta que la de Francia, Holanda y Reino Unido.

El informe, que analiza las condiciones de empleo en Europa, apunta que un ejecutivo español de 40 años de edad, con una antigüedad de diez años y un salario de 30.000 euros anuales, cobraría una indemnización por despido de 37.500 euros, más del doble de la media comunitaria (16.745 euros).

Asimismo, constata grandes diferencias entre los distintos países de la UE. Así, tras España, Italia tendría la indemnización más alta (27.414 euros), seguida de Austria (22.500 euros) y Bélgica (22.500 euros). En torno a la media europea se sitúan países como Dinamarca, Grecia y Suecia, mientras que las indemnizaciones más bajas corresponden a Reino Unido (7.692 euros), Francia y Holanda (7.500 euros en ambos países).

Otro dato que revela el informe de Mercer es que las indemnizaciones por despido de la UE son muy superiores a las del resto de países desarrollados. De esta forma, en Japón, un ejecutivo con diez años de antigüedad y 30.000 euros de sueldo tendría derecho a una indemnización de 2.308 euros, 5.000 euros menos que en Francia y Holanda, los países europeos con la indemnización más baja. En cuanto a Estados Unidos, aunque las empresas no están obligadas por ley a abonar ninguna indemnización en caso de despido, la mayor parte opta por pagar al menos dos semanas de sueldo a sus ejecutivos, en total unos 1.235 euros.

Los distintos periodos de preaviso para la comunicación del despido también se abordan en el estudio que explica que en España, la ley no establece que deba ser notificado con antelación alguna, salvo en el caso del despido objetivo, que es de 30 días. Mientras, en la mayoría de los países europeos, la media de preaviso para un ejecutivo con diez años de antigüedad alcanza las 16,7 semanas. En Irlanda es de 6 semanas, mientras que en Francia, Italia y Reino Unido asciende a 9 semanas. El plazo más alto de notificación corresponde a Bélgica, con 39 semanas, seguido de Dinamarca, Grecia, Luxemburgo y Suecia, donde las empresas tienen que comunicar el despido a sus ejecutivos con un mínimo de 26 semanas de antelación.